Creamosle a cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 148 (36888 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Creámosle a Cristo
por Stephen E. Robinson

PREFACIO
Desde que llegué a la Universidad Brigham Young hace algunos años, he notado algo sumamente peculiar e inesperado. Los estudiantes del primer año llegan a la universidad procedente de barrios y ramas de toda la Iglesia. La mayoría de ellos ha estado en la Iglesia por una gran cantidad de años, aun, diría yo, durante toda su vida, ygeneralmente están bien entrenados en los contornos del evangelio. Es bastante lo que saben sobre el diezmo, la Palabra de Sabiduría, la genealogía, las normas de la Iglesia en cuanto a la relación con el sexo opuesto, el almacenamiento de alimentos y cosas por el estilo. Por cierto que todos éstos son principios importantes para los Santos de los últimos Días y constituyen una parte esencial de laplenitud del evangelio en los últimos días. Pero éstas no son las doctrinas centrales del evangelio según se han enseñado a través de las dispensaciones desde el comienzo del mundo hasta su fin. Lo que noté en mis estudiantes fue que, al extendernos en la clase de los asuntos que constituyen las doctrinas y las prácticas periféricas de la Iglesia, para tratar las doctrinas centrales del evangelio,muchos de ellos empezaron a dar más y más evidencias de inseguridad en lo que respecta a sí mismos demostraron que por dentro estaban crudos. Muchos se sentían aun más cómodos definiéndose a sí mismos en torno a aquello en lo que no creían (la predestinación, el pecado original, etc.) que en torno a aquello en lo que sí creían. Una considerable minoría no entendía doctrinas tales como la de lasalvación por la gracia, de la justificación por medio de la fe en Cristo, de la santificación, de la expiación y del significado y los términos del convenio del evangelio. Estaban bien educados en las generalidades mas no en los aspectos esenciales del evangelio restaurado. Seguramente casi todo esto está más relacionado con la edad y la madurez que con la inteligencia y la capacitación. Sin embargo, comoresultado de este descubrimiento, decidí escribir varias disertaciones con la finalidad específica de satisfacer esta necesidad de mis estudiantes. Tales disertaciones tuvieron como fin explicar las doctrinas centrales, las verdaderas "buenas nuevas" del evangelio, de una manera clara y con lenguaje sencillo extraído tanto de las Escrituras como de las experiencias prácticas. Fue debido al éxitode dichas diserta dones que escribo ahora este libro, el cual es un resultado lógico de las mismas. Agradezco a aquellas personas que permitieron que me hiciera eco de muchas experiencias que relato aquí, particularmente a Janet, mi esposa, por permitir que las contara en este libro para que, tal vez, puedan ayudar a otras personas que quizás se encuentren en circunstancias similares. En aquelloscasos que no tienen que ver con mi propia familia, he alterado algunos de los nombres, así como ciertos detalles descriptivos, aunque no las experiencias en sí. En un caso en particular, combiné en un solo personaje las características de varias personas con experiencias similares. Aquí debo hacer una acotación al margen, puesto que una de las experiencias más importantes, a la que haré menciónmás adelante, atañe principalmente a Janet y es por demás personal, y también debido a que alguien comentó que el referirme a esa experiencia, pone a mi esposa en una situación un tanto comprometedora, al tiempo que hace quedar muy bien a su esposo a costas de ella. Janet y yo normalmente pensamos en términos de nosotros y no en términos de ella o yo, pero si hubiera necesidad de hacer unacomparación entre los dos, creo que la siguiente escena representa la cruda realidad. Si Janet se aproximara a la puerta de los cielos, el Señor diría algo así a los ángeles: "¡Miren, aquí viene Janet Robinson! ¡Janet finalmente está con nosotros! Vayamos todos a recibirla y a darle nuestra bienvenida." Pero al extenderle Sus brazos, tal vez se detendría y le preguntaría: "Janet, quién es ese lamentable...
tracking img