Crepusculo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5915 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carlisle fue el único que conservó la calma. En el aplomo y la autoridad de su voz se acumulaban siglos de experiencia adquirida en las salas de urgencias.
—Emmett, Rose, llevaos de aquí a Jasper.
Emmett, que estaba serio por vez primera, asintió.
—Vamos, Jasper.
El interpelado tenía una expresión demente en los ojos. Continuó resistiéndose contra la presa implacable de Emmett. Se debatió eintentó alcanzar a su hermano con los colmillos desnudos.
El rostro de Edward estaba blanco como la cal cuando rodó para cubrir con su cuerpo el mío en una posición claramente defensiva. Profirió un sordo gruñido de aviso entre los dientes apretados. Estaba segura de que en ese momento no respiraba.
Rosalie, la de rostro divino y extrañamente petulante, se puso delante de Jasper, aunque semantuvo a una cautelosa distancia de sus dientes, y ayudó a Emmett en su forcejeo para sacarlo por la puerta de cristal que Esme sostenía abierta, aunque sin dejar de taparse la nariz y la boca con una mano.
El rostro en forma de corazón de Esme parecía avergonzado.
—Lo siento tanto, Bella —se disculpó entre lágrimas antes de seguir a los demás hasta el patio.
—Deja que me acerque, Edward —murmuróCarlisle.
Transcurrió un segundo antes de que Edward asintiera lentamente y relajara la postura.
Carlisle se arrodilló a mi lado y se inclinó para examinarme el brazo. Mi rostro aún mostraba la conmoción de la caída así que intenté recomponerme un poco.
—Toma, Carlisle —dijo Alice mientras le tendía una toalla.
Él sacudió la cabeza.
—Hay demasiados cristales dentro de la herida.
Se alzó ydesgarró una tira larga y estrecha de tela del borde del mantel blanco. La enrolló en mi brazo por encima del codo para hacer un torniquete. El olor de la sangre me estaba mareando. Los oídos me pitaban.
—Bella —me dijo Carlisle con un hilo de voz—, ¿quieres que te lleve al hospital, o te curo aquí mismo?
—Aquí, por favor —susurré. No habría forma de evitar que Charlie se enterara si me llevaba alhospital.
—Te traeré el maletín —se ofreció Alice.
—Vamos a llevarla a la mesa de la cocina —le sugirió Carlisle a Edward.
Edward me levantó sin esfuerzo; Carlisle mantuvo firme la presión sobre mi brazo y me preguntó:
—¿Cómo te encuentras, Bella?
—Estoy bien —mi voz sonó razonablemente firme, lo cual me agradó.
El rostro de Edward parecía tallado en piedra.
Alice ya se encontraba allí. Elmaletín negro de Carlisle descansaba encima de la mesa, cerca del pequeño pero intenso foco de luz de un flexo enchufado a la pared. Edward me sentó con dulzura en una silla. Carlisle acercó otra y se puso a trabajar sin hacer pausa alguna.
Edward permaneció de pie a mi lado, todavía alerta, aunque continuaba sin respirar.
—Sal, Edward —suspiré.
—Puedo soportarlo —insistió, pero su mandíbulaestaba rígida y sus ojos ardían con la intensidad de la sed contra la que luchaba, una sed aún peor que la de los demás.
—No tienes por qué comportarte como un héroe. Carlisle puede curarme sin tu ayuda. Sal a tomar un poco el aire.
Hice un gesto de malestar cuando Carlisle me hizo algo en el brazo que dolió.
—Me quedaré —decidió él.
—¿Por qué eres tan masoquista? —mascullé.
Carlisle decidióinterceder.
—Edward, quizás deberías ir en busca de Jasper antes de que la cosa vaya a más. Estoy seguro de que se sentirá fatal y dudo que esté dispuesto a escuchar a ningún otro que no seas tú en estos momentos.
—Sí —añadí con impaciencia—. Ve a buscar a Jasper.
—De ese modo, harías algo útil —apostilló Alice.
Edward entrecerró los ojos como si pensara que nos habíamos confabulado contra él,pero finalmente, asintió y salió sin hacer ruido por la puerta trasera de la cocina. Estaba segura de que no había inspirado ni una sola vez desde que me corté el dedo.
Una sensación de entumecimiento y pesadez se extendía por mi brazo y, aunque aliviaba el dolor, me recordaba el tajo que me había hecho, así que me dediqué a mirar el rostro de Carlisle con gran atención para distraerme de lo que...
tracking img