Creyendo en la esperanza de la palabra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1140 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
--1--

CREYENDO EN LA ESPERANZA DE LA PALABRA
Jn. 4: 46-53

La Palabra de Dios trae muchas promesas para aquel que confía en el Señor. Son promesas de sanidad, liberación, salvación, prosperidad, libertad, paz, etc. Dios ha prometido cumplirlas pues Él no miente y es Su deseo. A través de Jesucristo, estas bendiciones son Sí y Amén. Dios dice “sí” y nosotros respondemos “Amén”. Recordemosque Cristo es el Amén (Apoc. 3: 14) o sea que todas las promesas se cumplen en nosotros por medio de Él.

Jesús se hallaba en esa ocasión en Caná de Galilea, allí ya sabían del poder de Dios en Él ya que había convertido, en una fiesta en ese lugar, el agua en vino.

Capernaúm se encontraba a más o menos 20 kms. de Caná y la noticia de que Jesús estaba allá llegó a oídos de un funcionarioimportante del gobierno en Capernaúm, quien empacó y fue a buscarlo ya que sabía que donde estuviera Jesús había poder y respuesta para su necesidad.

A. Donde está Jesús hay poder. (v. 47)

Este oficial se dirigió a Jesús y le rogó por la sanidad de su hijo. En la Biblia se nos insta a orar por nuestros hijos y nuestras familias. Job fue un sacerdote para su casa e intercedía por sus hijos; enNehemías 4:14 Nehemías dice al pueblo que peleen por sus hijos y sus hijas; el salmo 127 dice que son herencia de Dios, por lo tanto le pertenecen y hay que orar e interceder por ellos. Es nuestro deber hacerlo. Eso fue lo que hizo este funcionario al pedir a Jesús por la sanidad de su hijo.

B. Jesús quiere que le busquemos a Él antes que el milagro. (v. 48)

Es el deseo del Señor el habitaren medio de nosotros. Dice Juan 1: 14 que Él vino a hacer Su morada entre nosotros. Por eso a Él le interesaba primero la fe del oficial que sanar a su hijo. Muchos buscan milagros y señales antes que buscar al Dador de los milagros. Eso le pasaba al pueblo de Israel quien a cada queja pedía milagro o señal de Dios. Este mismo espíritu estuvo en los judíos del tiempo de Jesús, por eso Él losllamaba “la generación perversa y mala pide señal”. Dios le dio la ley a Moisés para que el pueblo le buscase, pero pensaban más en sus necesidades y en cómo el Señor les supliría; solamente Moisés tenía ese anhelo de Dios, pues él se atrevió a pedirle a Dios que le permitiera ver Su gloria (Éxodo 33: 18). Dios le mostró Sus caminos y Su voluntad para con el pueblo por causa del deseo de Moisés deconocerle más profundamente (Salmo 103: 7).

Jesús dice en Mateo 6: 33 que busquemos primero el reino de Dios y Su justicia, lo demás vendrá por añadidura. Los milagros no siempre acrecientan la fe: es más, nos puede apartar de Dios como le pasó a Israel que estaba acostumbrado a los milagros del Señor. No busquemos a Dios por los milagros, busquémoslo por lo que Él es y vendrán las bendiciones ylos milagros. “Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

C. Insistir en la oración acrecienta la fe. (v. 49)

El oficial continuó intercediendo por su hijo. Le pedía a Jesús que descendiera a verlo antes que muriera, pero Jesús tenía preparado algo mejor. Jesús podía ir pero tenía otros asuntos queatender en Caná. Él no estaba allá por capricho ni por paseo sino por el deseo de predicar el evangelio del reino y liberar a los oprimidos.

Podemos ver el problema gigante y sin solución, estar ya para morir en nuestros esfuerzos y no encontrar una respuesta de Dios. Jesús quería que la fe del oficial creciera entre más le pidiera y que no desmayara en su intercesión. La oración insistente, en lavoluntad de Dios, acrecienta nuestra fe así no veamos la respuesta a nuestro problema. Los discípulos de Jesús no pudieron sacar el demonio que atormentaba al muchacho por la falta de fe en ellos, y ¿porqué no tenían fe? Por la escasez de oración en sus vidas (Mt. 17: 14-21). La oración insistente acrecienta la fe.

D. La justicia de Dios es la respuesta a nuestra fe. (v. 50)

Jesús le dijo...
tracking img