Cricri

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1531 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por: Carina Benitez

Cursaba segundo de secundaria ¿o sería tercero?; bueno, no importa, fue en la secundaria, de eso hace poco más de 30 años —no hagan cuentas, por favor—, tenía alrededor de doce años y, no sé por qué motivo, estaba irreconocible: de ser una niña súper bien portada (¡qué aburrido!) y con diploma en primer año por un promedio de 9.5, empecé a salirme de clases de vez encuando, echaba mucho relajo, hacía enojar a los maestros por estar platica y platica con mis amigas (y las que no también, pues a donde me cambiaran, siempre tenía con quién platicar), hasta que terminaban sacándome de clases. Mis padres, mejor dicho mi mamá (porque mi papá se limitaba a reírse de mis travesuras y nunca se paró por la secundaria) tenía que ir a dar la cara por mí. Me llamaba la atenciónfrente a los maestros y yo les prometía no interrumpir más su clase. Siempre cumplí mis promesas. Lo que sí, cambié de horario las platicas, así que a fin de año ya había prometido a todos mis maestros que no volvería a platicar en su clase, excepto a uno, porque en su clase más nos valía portarnos bien.

Era el maestro de Educación Física, que a nadie le gustaba; parecía militar: era duro yexigente. La mayoría le temíamos y jamás pudimos convencerlo de que nos dejara hacer de su clase “Hora Social”. En ese entonces, el tema más escabroso que llegábamos a tratar con algún maestro era el noviazgo, ¡de verdad! Eran contadas las ocasiones en que alguien se atrevía a preguntar sobre sexo, pero, si ocurría, todos nos mostrábamos muy interesados.

La clase de Educación Física siempre eraen las canchas de baloncesto, pero el grupo tenía que esperar a que el maestro llegara al salón y tras él salíamos formados hacia allá: ¡marchando! ¿Se imaginan en secundaria? Está por demás contarles que éramos la burla de todos los que tenían la suerte de tener otro maestro de Educación Física, incluso los maestros se reían descaradamente de cómo nos traía el profesor. Un día, nos encontró atodos afuera del salón, pues queríamos echarle montón y pedirle su clase para “Hora Social”; teníamos la intención de despedir a una compañera que se iba de la escuela porque se mudaba de la ciudad (algo muy raro en esa época).

El maestro, al ver a todo el grupo afuera, empezó a ordenar a gritos que nos formáramos para bajar a las canchas. Nadie hacía caso y lo rodeamos: hasta enfrente iban losmás valientes y los más dedicados al deporte —a ellos les tenía un poco más de consideración— y, con el apoyo de todo el grupo, le solicitaron su hora de clase, pero no cedió y se encolerizó al ver que ni nos formábamos ni dejábamos de rogarle ni dejábamos de rodearlo para que no se pudiera mover. Entonces, gritó enojado:

—¡Si no se forman, todos estarán reprobados este mes!
Algunos, pero muypocos, se separaron del montón dispuestos a obedecer pero la gran mayoría seguíamos rodeándolo, sin dejar que se moviera. Yo estaba en la periferia, sumada a la bulla y jugueteando con un gis en la mano y, cuando el maestro me dio la espalda mientras amenazaba a otros compañeros, les dije a mis dos amigas del alma:

—Le voy a dar en su remolino por gacho (más que remolino, ya era una pequeñacalva).

Mis dos amigas eran como mi conciencia: una de ellas —la buena— siempre me instaba a no salirme de clases, a no hacer travesuras, a portarme bien y, en ese momento, reprobó mi intención. La verdad, pocas veces le hacía caso. En cambio, la otra era el lado opuesto de mi conciencia —la mala— y apoyaba con entusiasmo todo lo que se me ocurría, por más tonto o peligroso que fuera. Me pidió lamitad del gis para lanzarlo también.

Ese día aprendí a hacerle caso al lado bueno de mi conciencia. No creía atinarle, sólo estaba alardeando; incluso pensé que le iba a dar a algún compañero. La mensa de mi amiga (aunque ahora pienso que fue más inteligente que yo) lanzó primero su pedazo de gis, pero se vio al instante su falta de coordinación, porque se lo estampó en la nuca a la compañera...
tracking img