Crisis y reforma laboral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3228 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sobre crisis, retrasos y reforma laboral Dos pasitos para adelante, uno para atrás: un, dos, tres.
Florentino Felgueroso (Universidad de Oviedo & Fedea) Sergi Jiménez (Universitat Pompeu Fabra & Fedea)

Es un sentir ya muy extendido de que el impacto de esta crisis sitúa a la economía española en una nueva encrucijada que demanda reformas estructurales. Una de las más aludidas es la reformalaboral. En objetivo de este artículo es discutir sobre la necesidad de esta reforma, su contenido y su factibilidad. ¿Reforma laboral? El “milagro español” se basó en la creación de unos 7,5 millones de empleos en unos 12 años. La tasa de empleo aumentó en cerca de 18 puntos porcentuales, llegando casi al 67% de la población en edad laboral. Podíamos albergar la esperanza de cumplir con losobjetivos de pleno empleo marcados por la Agenda de Lisboa en 2010 (70%), habiendo superado de largo a un país como Italia e, incluso, ligeramente a Francia. Seguir creciendo suponía tener como próxima meta ilusionante intentar alcanzar incluso a los países con tasas de empleo superiores al 70%, como los países escandinavos, el Reino Unido y Holanda. Los primeros datos de la crisis y las predicciones acorto plazo podrían reflejar que esta “época dorada” terminó, que se sustentó en parte en un espejismo. ¿Por qué no darle la vuelta a esta visión tan pesimista? Nuestros argumentos se sustentan en que lo que hoy podemos considerar como espejismo (el sobrepeso del sector de la construcción, por ejemplo), la baja productividad de nuestra economía y la excesiva precariedad de los empleos forman parteendógena del rápido e intenso crecimiento que ha experimentado la economía española partiendo de un considerable retraso. Qué podamos llegar a conseguir el trinomio de objetivos de pleno empleo-productividad/calidadcohesión social en el largo plazo pasa por tener como referencia los países que los han alcanzado. Dejemos de lado lemas como “Spain is different” y “No queremos ser Suecos niHolandeses”, porque, en realidad, son los únicos que cumplen con estos objetivos. Para ello, tenemos que reconocer y administrar

nuestro retraso, para que no sea perpetuo y paliar, en la medida de lo posible, sus efectos colaterales más visibles que nunca en este período de crisis. Ponernos mano a la obra requiere rediseñar urgentemente una mejor combinación de los tres tipos políticas de empleo: laregulación del mercado de trabajo, las políticas activas y las políticas pasivas. Dar este paso al frente requiere de “una reforma laboral de las de verdad”, ajustada a las necesidades de los nuevos tiempos, caracterizados por el cambio técnico y la globalización, y con el objetivo esperanzador de vivir otra “época dorada”, algo más sostenible. Indicadores del retraso La crisis nos recuerda queseguimos siendo un país en transición y que los retrasos acumulados durante el siglo XX no se recuperan en dos décadas. Hemos vivido de forma acelerada el cambio educativo, la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y la llegada masiva de inmigrantes, fenómenos interrelacionados que se iniciaron con 30 años de adelanto en muchos países de la UE-15. Documentemos brevemente algunos hechosestilizados de este retraso, justo antes del inicio de esta crisis: (i) Después de Irlanda, España era el país de la UE-27 con mayor peso del Sector de la Construcción entre la población en edad laboral. Por contra era el segundo (sólo por encima de Rumanía) con el menor peso del sector educativo: 8,7% frente al 3,6% en 2007, respectivamente. Lo contrario que en Suecia: 4,7% en la Construcción y 8% enel sector educativo. ii) España seguía siendo el país con más empleo en ocupaciones que no requieren de calificación: 9,9% de la población en edad laboral. Por el contrario, la proporción de técnicos y profesionales (20,7%) seguía siendo parecida a la de Grecia o Polonia, por ejemplo, y, entre 10 y 15 puntos por debajo de los países escandinavos, Holanda o Reino Unido. Un simple cálculo indicaría...
tracking img