Cristianismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1390 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
intro:
El Imperio romano fue una etapa de la civilización romana en la Antigüedad clásica caracterizada por una forma de gobierno autocrática.
Roma iba progresando como un imperio, se iban distinguiendo ciertas características notables que se marcaron mucho: la tendencia de ser un pueblo expansionista, celoso, sediento de poder y con habilidades para ejercer actos corruptos y viciosos; estohizo que en cierta forma se acapararan los aportes que como civilización pudieron hacer. Tal es el caso de la técnica en la arquitectura (de la cual es ejemplo el Coliseo), la producción de metales, agricultura y conocimiento.
Se caracterizaba por ser un gran imerio, ordenado y disciplinado unificado y muy fuerte, pero ¿que lo hizo desaparecer, siendo que era tan poderoso? estamos hablando de unimperio que sometio a muchas civilizaciones importantes.
Hay varias razones por la cuales el imperio cayo, motivos politicos economicos socales culturales, las invasiones las epidemias y muchos otros. En cuanto a la religión ¿puede un tema tan pacifico como la religión acabar con un imperio como el de roma ? ¿afecta esto a sus lideres asi como a los esclavos ?
influye la religion en el ambitoeconomico de la sociedad romana ? en estre tabajo hablaremos de como influyo el CRISTIANISMO en la caida del imperio romano. como afecta en su sociedad, en la politica y en su economia.


desarrollo:
Los problemas sociales, políticos y económicos que sufría el Imperio ayudaron a difundir el
cristianismo.La "culpa del cristianismo" ha sido uno de los factores a los que más se ha achacado lacrisis del siglo V. Actualmente es una teoría sin peso y sin defensores, al menos en estricta puridad. Unir bajo un mismo punto de vista metodológico la progresiva crisis del mundo romano y la victoria del cristianismo, haciendo culpable a este último de la primera es un planteamiento voluntarista, excesivamente radical, que no responde a la realidad. La Iglesia no volvió la espalda al Imperio y,si algunos cristianos contribuyeron a debilitar la resistencia imperial, otros apelaron al patriotismo romano; durante el Bajo Imperio, el cristianismo triunfante sirvió de aglutinante a la sociedad romana. Además, en Occidente (Galia, Germania, Britania e Hispania), donde la crisis fue más aguda, el cristianismo tuvo una implantación limitada hasta entrado el s. V, mientras que fue precisamente elOriente más cristianizado el que mejor sobrellevó la crisis.

En palabras del propio Gibbon:
''En tanto en cuanto la felicidad en una vida futura es el gran objetivo de esta religión, podemos aceptar sin sorpresa ni escándalo que la introducción —o al menos el abuso— del Cristianismo tuvo una cierta influencia en la decadencia y caída del Imperio romano. El clero predicó con éxito doctrinasque ensalzaban la paciencia y la pusilanimidad; las antiguas virtudes activas [virtudes republicanas de los romanos] de la sociedad fueron desalentadas; los últimos restos del espíritu militar fueron enterrados en los claustros: una gran proporción de los caudales públicos y privados se consagraron a las engañosas demandas de caridad y devoción; y la soldada de los ejércitos era malgastada en unainútil multitud de ambos sexos [frailes y monjas, esta opinión sobre ellos era habitual en el público inglés del s. XVIII] capaz sólo de alabar los méritos de la abstinencia y la castidad. La fe, el celo, la curiosidad, y pasiones más terrenales como la malicia y la ambición, encendieron la llama de la discordia teológica. La Iglesia —e incluso el estado— fueron distraídas por facciones religiosascuyos conflictos eran muchas veces sangrientos, y siempre implacables; la atención de los emperadores fue desviada de los campos de batalla a los sínodos. El mundo romano comenzó, pues, a ser oprimido por una nueva especie de tiranía, y las sectas perseguidas se convirtieron en enemigos secretos del estado.
Y sin embargo, un espíritu partidista, no importa cuán absurdo o pernicioso, puede ser...
tracking img