Cristo rey

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6136 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Muy estimados en Jesucristo:

Próximamente celebraremos la solemnidad de Cristo Rey, día en el que el Movimiento nos invita a renovar nuestro amor y nuestra total adhesión a Jesucristo. En este día recordamos que no somos cristianos «por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona» (Benedicto XVI, Deus caritas est, n. 1); y este encuentrodiario con Cristo es lo que da un nuevo horizonte a nuestra vida y, con ello, una orientación decisiva (cf. ibid).

Le agradecemos a Dios la oportunidad de celebrar a Cristo Rey y pedirle que Él siempre reine en cada momento del día, ayudándonos a pensar, hablar, actuar y amar como Él, según su corazón. Por eso le pedimos siempre que venga su Reino, para que el llene de paz y de luz cada rincón denuestras personas. Es la primera fiesta que celebramos después del fallecimiento de Nuestro Padre, y para todos nosotros es un compromiso vivo para llevar lo que Dios nos ha pedido, bien centrados en Cristo. Dios Nuestro Señor nos llama a amar con pasión a Cristo, y todo lo demás nace de ese amor.

En esta oportunidad quisiera reflexionar con ustedes sobre la vida de oración, un tema en que elEspíritu Santo no ha dejado de insistirnos, recordando las palabras de San Pablo, que debemos orar sin intermisión (cf. 1Tes 5, 17). Orar siempre, hablar y escuchar, poner en práctica lo que nos dice con tanto amor. Muchos de ustedes me suelen referir las dificultades que encuentran diariamente para vivir su vida cristiana con coherencia y practicar una caridad auténtica en el mundo actual. Esnecesaria una gran fortaleza de espíritu y de no pocos sacrificios, a veces incluso heroicos, para testimoniar a Cristo en el trato amable con todos sus familiares y conocidos, en el trabajo honesto, en la fidelidad matrimonial, en las relaciones profesionales y de negocios, en el respeto del noviazgo, en la benedicencia, etc. Incluso a veces experimentamos que, mientras más nos entregamos a Cristo ya trabajar por la extensión de su Reino, más interés tiene el enemigo de nuestras almas en apartarnos de Dios y sembrar confusión y división a nuestro alrededor. La oración es el alimento de nuestras vidas, y daremos a los demás, lo que escuchemos en oración. A veces nos puede parecer muy difícil orar, pero Dios nos creo para orar, porque la oración es vivir siempre en su presencia; Él habita ennosotros y nos conoce mejor que lo que nos podemos conocer a nosotros mismos. El que ora, vive; el que no ora, ve cómo su vida va perdiendo sentido y convirtiendo lo accidental y los medios en fines. Su alma va muriendo y llenándose de tristeza. El que ora ve todo como Dios lo ve, y su corazón se llena de paz y de una felicidad que no podemos encontrar fuera de nosotros mismo. Dios es amor, y Diosestá en nosotros; el que ora, vive en el amor. Debemos orar sin desanimarnos, porque Dios es el primero que se inclina hacia sus hijos, los sostiene con el cariño de una madre y lo acompaña con la firmeza y el amor de un padre, de un hermano y un amigo fiel.

Somos conscientes de que solamente Dios es quien nos puede conceder la fortaleza necesaria para superar las diversas pruebas que sepresentan en nuestra vida, y que sólo Él puede remediar algunas situaciones personales o familiares que humanamente parecerían perdidas. Sin embargo, todos notamos que en ocasiones, aun siendo conscientes de esta realidad, nuestro trato con Dios no llega a ser tan frecuente y profundo como debería. A veces sólo acudimos a Dios cuando ya no nos queda otro recurso en nuestras manos. O simplemente podemoslimitar nuestra oración a pedirle cuentas a Dios por el mal que encontramos a nuestro alrededor.

Para el que ama, todo contribuye al bien, como leemos en la carta a los Romanos (cf. 8, 28), y cuando hay oración, nuestra vida se llena de esperanza porque para Dios, no sólo no hay nada imposible, sino que todo lo llevará hacia un bien mayor. Aún las penas humanas más grandes, las caídas y...
tracking img