Cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 65 (16044 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El descubrimiento, en 1945, de cincuenta tratados escritos en lengua copta, la mayoría de ellos Evangelios Apócrifos, fue trascendental para el estudio del cristianismo primitivo. Nacido de la religión de Israel, apoyándose en sus Escrituras, el cristianismo es sin duda un fenómeno muy complejo pues, muy pronto, se ve fecundado, por no decir influenciado, por el helenismo. Aparecen escuelas ydoctrinas como el Valentinismo, el Marcionismo, etc. denominadas «Gnósticas» que, al instituirse con Constantino el cristianismo como religión de estado, la Iglesia oficial se esfuerza en combatir, disolviéndolas mediante amenazas de excomunión de sus miembros y destruyendo sus textos. A pesar de ello, son innegables las influencias gnósticas en san Pablo o en Orígenes, entre otros.

Los Evangelioshallados en 1945 en Kenoboskión (Alto Egipto) parecen pertenecer a una de estas sectas gnósticas que, antes de ver quemados sus textos, prefirieron ocultarlos en una caverna. Uno de estos Evangelios, quizás el que se conserva en mejor estado, es el Evangelio según Tomás. Harto conocido en la actualidad gracias a los trabajos de H. Ch. Puech, A. Guillaumont y J. Doresse, entre otros, su lector seencuentra con que, si bien muchos de los logiones o parábolas contenidos en él aparecen también en alguno de los cuatro Evangelios canónicos los hay que difieren considerablemente de los hasta ahora conocidos.

El presente trabajo pretende exponer algunos de estos legiones que no aparecen ni en los sinópticos ni en san Juan y cuya comprensión puede ser ampliada al compararlos con otros textosapócrifos, especialmente el Canto de la Perla.

Según uno de estos textos, el Pistis Sophia, (cap. 42 y 43), después de su resurrección Cristo habría encomendado a Tomás, Felipe y Matías la misión de relatar todos sus actos y poner por escrito sus palabras. Estos tres apóstoles podrían ser los tres testigos que, según Deuteronomio XIX, 15, son necesarios para dar fe de una verdad.

En otrotratado hallado en Kenoboskión, la Sabiduría de Jesús, Felipe, Tomás y Matías son junto a Mariamné y Bartolomé, los únicos interlocutores asociados al Salvador resucitado. Sin duda para varias de estas sectas gnósticas, los Evangelios de Tomás, Felipe y Matías (todos ellos se encontraban en Kenoboskión) ocupaban el lugar de los sinópticos utilizados por la Iglesia. (1)

El Evangelio según Tomás, queno tiene la forma y la composición de los sinópticos, es un compendio de dichos o parábolas puestos en boca de Jesús. Se trata, sin embargo, de sus palabras secretas.«He aquí las palabras secretas que Jesús, el Viviente (2) ha dicho, y que ha escrito Dídimo Judas Tomás»

¿Por qué son secretas estas palabras?, se preguntará el lector.

«Aquel que encontrará la interpretación de estas palabras noprobará la muerte» (log. 1). Parece responder el primer logión del Evangelio, incitándo a una búsqueda.

«Que aquel que busca, no cese de buscar hasta que encuentre, y, cuando haya encontrado, será turbado, y, habiendo sido turbado, será maravillado y reinará sobre el Todo» (log. 2)

«Muchas veces habéis deseado escuchar estas palabras que ahora os digo y no tenéis a nadie de quien oírlas»(log. 38).

Así pues, no aparece muy claro si la búsqueda a la que nos incita Jesús es la de la interpretación de sus palabras o de otra cosa, como es el caso del protagonista del Canto de la Perla. En un texto maniqueo vemos también que se atribuye un extraordinario valor a las palabras del Salvador:

«Maní, apóstol de Jesucristo, por la providencia de Dios el Padre. He aquí las palabras de lasalvación que vienen del Manantial eterno y viviente: Aquel que las escuchará, que, al principio, las creerá y luego las conservará hasta que hayan puesto en la profundidad de si mismo, éste no estará nunca sujeto a la muerte, pero, al contrario gozará de la vida eterna de la Gloria». (3)

Dídimo Judas Tomás, que transcribe estas «palabras secretas» de Jesús no es otro que Tomás, el Apóstol:...
tracking img