Critica literaria del periquillo sarniento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7457 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Crítica literaria del periquillo Sarniento.
Considerada por muchos como la “primera gran novela hispanoamericana”, El Periquillo Sarniento, originalmente publicada por entregas pero editada en tres tomos en 1816, resulta un texto heterogéneo y ecléctico que, a pesar de sus concomitancias con la narrativa picaresca, dista mucho de ser un típico elemento genérico. Los problemas de clasificación dela obra del mexicano José Joaquín Fernández de Lizardi se ven acrecentados por el hecho de ser un texto fundacional, que nace sin una tradición literaria nacional anterior en la que incluirse y sin antecedentes claros en los que el autor haya podido inspirarse. Aunque son muchas las huellas que las lecturas de Lizardi van dejando en El Periquillo Sarniento, tanto la estructura como la filosofíade la obra nacen, más que de influencias literarias, de la propia ideología del escritor y de la particular situación social en la que se gestó la novela.

1. Tradición picaresca
Grosso modo, la obra “narra aventuras de un muchacho al que, las propias malas inclinaciones y una educación perniciosa, convierten en pícaro; y que, al final de su mala vida, arrepentido y reformado, decide relatarla,paso por paso, para advertencia y reparo de sus hijos” [1]. Ya en esta cita de Luis Iñigo Madrigal podemos ver una de las ideas que la crítica tradicional ha mantenido sobre la primera novela de la literatura hispanoamericana: la consideración del personaje como “pícaro” y la adscripción, por tanto, de la obra al género picaresco. Eruditos como Pedro Henríquez Ureña (que la tildó de “novelapicaresca auténtica, la última de su clase en español” [2]) o Giuseppe Bellini [3] han defendido también esta tesis, de la que difiere sustancial, y acertadamente, según mi opinión, la de Carmen Ruiz Barrionuevo, para quien Lizardi no escribe una novela picaresca, sino que aprovecha una estructura novelesca existente para desarrollar la historia de Periquillo, modificándola y actualizándolaconvenientemente cuando así lo cree necesario [4]. Es, por tanto, una relectura del género que en ningún momento puede considerarse obra picaresca pero que tampoco puede entenderse sin tener en cuenta sus caracteres fundamentales.
Afirmar que El Periquillo Sarniento no puede ser incluido en ese, reducido para algunos, extenso para otros, corpus de novelas picarescas, no es, evidentemente, una afirmacióngratuita que tenga que ver ni con su origen hispanoamericano ni con su tardía fecha de creación respecto a las novelas clásicas del género, publicadas mayoritariamente en el Barroco español, no exactamente coincidente con el hispanoamericano. Aunque comparte con las novelas picarescas ciertas similitudes formales, como la estructura episódica marcada por un ritmo pendular donde se alternan fortunas yadversidades, la condición “pícara” del protagonista o la narración en primera persona -sólo modificada en la última parte de la obra, en la que, para poder relatar la muerte del protagonista, se produce un cambio de voz-, una de las características aceptadas como básicas por la crítica para poder adscribir a una obra al género picaresco no aparece, al menos como primordial, en el texto deLizardi. Lázaro de Tormes, por ejemplo, escribe su vida para explicar un estado de deshonor y muestra a lo largo del texto su constante intención de medrar, pero Periquillo lo hace para instruir a sus hijos. El didactismo del siglo XVIII, que impregna de tal modo la novela que la hace lenta y pesada para el lector contemporáneo en multitud de ocasiones, es el verdadero motor de la novela, dentro y fuerade la ficción. Lizardi escribe guiado por un espíritu moralizante, que también aparece, aunque tratado de forma más tangencial y con un claro matiz religioso y pesimista, dentro del contrarreformismo barroco, en obras como Vida de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana, de Mateo Alemán, el gran éxito editorial del siglo XVII hispánico. A Periquillo (y a Lizardi, pues en este aspecto la...
tracking img