Cronica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1329 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RUMBA EN UN BAR GAY

Llegué a uno de los rumbeaderos de moda para la comunidad gay, Seven ubicado en la calle 27 con 10, en Montería, a las 10:30 de la noche de un sábado. No frecuento estos sitios y menos aún ando en busca de alguien como Carlos Rasero un gay que no tiene pelos en la lengua para hablar de su vida privada. Iba preparada para mantenerme alerta hasta la madrugada y tomar másnotas que trago sobre cómo rumbear en una bar gay y salir de dudas sobre lo que me habían dicho los vecinos del lugar “Son unos lugares corruptos, que el hombre ha creado por su pensamiento corrupto” me dijo Maricel Ballestero Pretel.
Entré como Pedro por mi casa, después de pagar diez mil pesos de cover consumible hasta las 11 pm, al momento de entrar alguien me dijo “mira pide un vaso para quepuedas reclamar tu coctel” me dirigí hacia la barra, me dieron el coctel. Carlos estaba adentro.
Al pasar la puerta, todo causa impacto. Hay poca luz, con excepción de sofisticados rayos láser que salen del techo, hacia el fondo una pantalla gigantesca donde proyecta videos musicales. Unas luces gruesas que parecen barras de cobre y otras tienen forma de espirales. La música crossover, manejadapor Camilo, un DJ parado en una tarima de 50 cm sobre el nivel del piso al lado derecho del apantalla, la música es tan estrepitosa que no permite oír el ruido atronador de 90 enfiestados que bailan con un vaso en la mano, gritan y se abrazan.
Ni siquiera entendí el repentino saludo de mi pieza de caza, Carlos Rasero. Pero su beso en la mejilla, rápido y pleno, de una espontaneidad muy propia desus 22 años, me impactó por natural. No sería la última sorpresa. De una me llevó a un costado del salón, a una pequeña zona VIP. Me presenta a Diego, su novio, y a Javier, un amigo de Diego de la universidad. Parecería que nos conociéramos hace tiempo. No encontré el tímido gay que no le interesa hablar de su vida si no a un joven que sin importar su edad ama lo que es y no le interesa lo que lagente hablé. “Mira, el mundo gay es el mejor, nunca me he arrepentido de serlo, si volviera a nacer quisiera volver a nacer gay” expresó.
Diego es un poco más lanzado. Me ofrece algo de tomar y cuando pido una cerveza me hace mala cara. Tres minutos después me llega con una águila light helada que cuesta dos mil pesos, me repite el gesto de desaprobación y agrega: "no, mejor tómate un trago". Mesirvió un trago de aguardiente tapa azul, una botella que había pedido al costo de 45 mil pesos. Diego me llama la atención: es bello, tiene un rostro fresco y deja ver un temperamento duro. Sus vocablos paisa se deben a que vive en la ciudad de Medellín, donde estudia diseño gráfico. Sueña con que Carlos se vaya para allá cuando termine la carrera de arquitectura en la universidad.
Pero miobjetivo es Carlos. Me voy con el a dar una vuelta por la discoteca. Alrededor de la pista hay muebles de color blanco, las mesas son de color negro, pero a pesar de todo, están de pie. En la barra, con forma rectangular, está al lado derecho, al fondo hay una bodega donde se encuentra toda clase de licores y la gente circula por los lados.
El ambiente de gran ciudad en cualquier parte que poco tieneque ver con Colombia. Me siento perdida, y la mano conductora de Carlos es un alivio. Todo el mundo está como detenido, pero a la vez se mueve, mueven la cabeza de un lado para otro están en mundo libre, hombres con hombres que se besan, mujeres con mujeres acariciándose. Un lugar de locos.
Carlos sí baila de verdad, aunque se queja de la falta de espacio. Habla, se mueve, saluda, sonríe, hablamás, se toca su pelo, esquiva miradas, busca otras, tiene un vaso en la mano, gira, invita, derrocha entusiasmo. Todo es rápido y fugaz, dice que está contento y parece que es verdad. Es irremediablemente coqueto con los demás niños que lo miran. Habla de la música que aunque es buena, dice que le gusta más la de People, otro bar de Montería ubicado en la 24 con circunvalar pero que hoy en día...
tracking img