Cronicas de un otaku

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1255 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de septiembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
CRÓNICAS DE UN OTAKU

Mi mente comenzó a divagar y llegó a la siguiente cuestión: ¿a qué le tememos los otakus? ¿Qué es lo que nos hace huir, correr y poner la carne de gallina? Estaba yo pensando en eso…

*Imaginate que un buen dia despiertas y piensas: “qué bonito es despertar sin la preocupación de tener que ir a la escuela”*. Todo es perfecto… hasta se te ocurre mirar el reloj: ¡10:30a.m.!, y eso no es lo peor, sino que a la vista te queda el calendario y descubres que no es domingo, sino *¡LUNES!* Te paras de un salto de la cama al momento en que sientes cómo se te revuelve el estómago, pues de repente te acuerdas de que tenías examen parcial ese día y a las 7 de la mañana.
*Entre resignado y aún con un gramo de esperanza, te apuras y te vas a la escuela, pero vas tanaprisa que ni cuenta te das cuando se te cae en el Metro el número 0 de X, ése que salió como conmemorativo de la primera convención a la que fuiste, (¿y porqué lo llevabas en tu mochila?, ésa es una muy buena pregunta).* Como imaginabas, el maestro te manda por un tubo y directo a extraordinarios… total, ya teregresas a tu casa y con toda la valentía que eres capaz de tener, le dices a tus papás quete mandaron a extraordinarios…¡y todo por su culpa, ya que no te despertaron temprano!.

*No, pues no te sirvió ponerte en plan de víctima y ellos te castigan dejándote sin teléfono, sin celular y sin internet, para que puedas estudiar “como Dios manda”*. Pero, claro, tú, como buen otaku que eres, tienes toda una colección de mangas que no has leído recientemente así que te disponesaadentrarte en la historia de alguna niña mágica o de algunos mechas… pero, ¿qué crees? ¡El cajón donde tenías todo tu acervo está vacío! “¿Dónde está todo?” –te preguntas-, y vas con tu mamá a buscar una respuesta, que ya no sabes si quieres saber o no. *“¿Qué? ¿Esas revistas viejas?” – Te contesta-. “las tiré hoy en la mañana, estaban ahí aventadas y sólo ocupaban espacio…”*. Aquí se oye el grito másdesgarrador que puedas haber lanzado en toda tu vida, pierdes el control y la conciencia de ti mismo, ya no piensas en todo el dinero que invertiste para juntar esas colecciones, tan sólo puedes pensar en el número 0 de X, que según tú, lo tenías súper bien guardado dentro de un libro de Educación Cívica, (pues sabes que nadie lee esos libros), lo ves, corres a él y lo abres*… NADA*. De repente teacuerdas de que lo habías metido en tu mochila para presumírselo a Martín y ya más aliviado vas por tu mochila, la abres y*… OTRA VEZ NADA*. Por segunda vez sientes un hueco en el estómago… y repasas todo lo que hiciste desde ayer… pero nada te da indicios… para este momento ya estás más aplastado que un sandwich en la mochila de un niño de primaria… se te ocurre relajarte viendo algún anime,también de tu acervo, tomas tu preferido (el de Remi que, por cierto, lo grabaste directamente de la TV) y ya en la comodidad de tu sofá lo pones *“play”* a la videocasetera… esperas ver al adorado niño… ¡pero no! En lugar de eso ves una sobregrabación de un programa del 5 que se caracteriza por sus *“monólogos”* y al final sus 5 puntos, que pretenden hacerte reír… (pero muy pocas veces lo consiguen), ytú no lo puedes creer… ahí estás, petrificado en el sillón, tus ojos no parpadean, ningún músculo tuyo se mueve, sólo estás mirando la pantalla de tu televisión… y donde se supone que deberias estar viendo a Remi, ahora está un mono que se hace el gracioso, y al compás del “punto número 4”, tu corazón se te desploma… ¡ah, es cierto habias olvidado respirar!.

Gritarías, pero te quedaste sinvoz luego del alarido que diste cuando te enteraste de que tu mamá tiró TODOS *tus mangas… llorarías, pero te deshidrataste por la impresión al no saber del número 0 de X*. ¿Y ahora…?

Esa serie clásica, casi de culto, que tan bien habías grabado de la TV, ya no estaba, y en su lugar aparecía un pseudomonólogo pseudogracioso…

Te quedaste sin mangas, sin el número más preciado de tu...
tracking img