Csar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1937 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Marcos 5:21-43

Reina Valera:
21 Pasando otra vez Jesús en una barca a la otra orilla, se reunió alrededor de él una gran multitud; y él estaba junto al mar.
    22 Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies,
    23 y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá.    24 Fue, pues, con él; y le seguía una gran multitud, y le apretaban.
    25 Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre,
    26 y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor,
    27 cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.
    28 Porque decía: Si tocare tansolamente su manto, seré salva.
    29 Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.
    30 Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?
    31 Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?
    32 Pero él mirabaalrededor para ver quién había hecho esto.
    33 Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.
    34 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.
    35 Mientras él aún hablaba, vinieron de casa del principal de la sinagoga, diciendo: Tu hija ha muerto; ¿para quémolestas más al Maestro?
    36 Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente.
    37 Y no permitió que le siguiese nadie sino Pedro, Jacobo, y Juan hermano de Jacobo.
    38 Y vino a casa del principal de la sinagoga, y vio el alboroto y a los que lloraban y lamentaban mucho.
    39 Y entrando, les dijo: ¿Por qué alborotáis y lloráis? Laniña no está muerta, sino duerme.
    40 Y se burlaban de él. Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña.
    41 Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate.
    42 Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente.
   43 Pero él les mandó mucho que nadie lo supiese, y dijo que se le diese de comer.
NVI

21 Después de que Jesús regresó en la barca al otro lado del lago, se reunió alrededor de él una gran multitud, por lo que él se quedó en la orilla.22 Llegó entonces uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo. Al ver a Jesús, se arrojó a sus pies,23 suplicándole con insistencia:
   —Mi hijita se estámuriendo. Ven y pon tus manos sobre ella para que se *sane y viva.
24 Jesús se fue con él, y lo seguía una gran multitud, la cual lo apretujaba.25 Había entre la gente una mujer que hacía doce años padecía de hemorragias.26 Había sufrido mucho a manos de varios médicos, y se había gastado todo lo que tenía sin que le hubiera servido de nada, pues en vez de mejorar, iba de mal en peor.27 Cuando oyóhablar de Jesús, se le acercó por detrás entre la gente y le tocó el manto.28 Pensaba: «Si logro tocar siquiera su ropa, quedaré sana.»29 Al instante cesó su hemorragia, y se dio cuenta de que su cuerpo había quedado libre de esa aflicción.
30 Al momento también Jesús se dio cuenta de que de él había salido poder, así que se volvió hacia la gente y preguntó:
   —¿Quién me ha tocado la ropa?
31—Ves que te apretuja la gente —le contestaron sus discípulos—, y aun así preguntas: "¿Quién me ha tocado?"
32 Pero Jesús seguía mirando a su alrededor para ver quién lo había hecho.33 La mujer, sabiendo lo que le había sucedido, se acercó temblando de miedo y, arrojándose a sus pies, le confesó toda la verdad.
34 —¡Hija, tu fe te ha sanado! —le dijo Jesús—. Vete en paz y queda sana de tu...
tracking img