Cualquiera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2685 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 17 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jorge FRANCO RAMOS, Rosario Tijeras, Barcelona, Mondadori, 2000, 156 páginas [Literatura Mondadori 120]. Páginas blancas: 1, 2, 4, 8

Rosario Tijeras

Literatura Mondadori, 120

[p. 3]

Rosario Tijeras

JORGE FRANCO RAMOS

A
MONDADORI

Barcelona, 2000

[p. 5]

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sancionesestablecidas por las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sí como la distribución de ejemplares de la misma mediante alquiler o préstamo públicos.

©1999 Jorge Franco Ramos

© 2000 de la presente edición para España, México, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y El Salvador:
MONDADORI(Grijalbo Mondadori, SA.)
Aragó, 385. 08013 Barcelona
www.grijalbo. com

Diseño de la cubierta: Luz de la Mora
Ilustración de la cubierta: Tatuaje. Joseph Hartley, Bristol (Gran Bretaña), decenio de 1930.
Primera edición en esta colección

ISBN: 84-397-0540-9
Depósito legal: M. 8.782-2000

Impreso y encuadernado en Artes Gráficas Huertas, SA., Fuenlabrada (Madrid), sobre papel AMABULK, offset volumen ahuesado, mano 1,5, de Papelera de Amaroz, SA.

[p. 6]

ORACIÓN AL SANTO JUEZ

Si ojos tienen que no me vean,
si manos tienen que no me agarren,
si pies tienen que no me alcancen,
no permitas que me sorprendan por la espalda,
no permitas que mi muerte sea violenta,
no permitas que mi sangre se derrame,
Tú que todo lo conoces,
sabes de mis pecados,
pero también sabesde mi fe
no me desampares.
Amén.

[p. 7]

1

Como a Rosario le pegaron un tiro a quemarropa mientras le daban un beso, confundió el dolor del amor con el de la muerte. Pero salió de dudas cuando despegó los labios y vio la pistola.
—Sentí un corrientazo por todo el cuerpo. Yo pensé que era el beso... —me dijo desfallecida camino al hospital.
—No hablés más, Rosario —le dije, y ellaapretándome la mano me pidió que no la dejara morir.
—No me quiero morir, no quiero.
Aunque yo la animaba con esperanzas, mi expresión no la engañaba. Aun moribunda se veía hermosa, fatalmente divina se desangraba cuando la entraron a cirugía. La velocidad de la camilla, el vaivén de la puerta y la orden estricta de una enfermera me separaron de ella.
—Avisale a mi mamá —alcancé a oír.
Como si yosupiera dónde vivía su madre. Nadie lo sabía, ni siquiera Emilio, que la conoció tanto y tuvo la suerte de tenerla. Lo llamé para contarle. Se quedó tan mudo que tuve que repetirle lo que yo mismo no creía, pero de tanto decírselo para sacarlo de su silencio, aterricé y entendí que Rosario se moría.
—Se nos está yendo, viejo.

9

Lo dije como si Rosario fuera de los dos, o acaso alguna vez lofue, así hubiera sido en un desliz o en el permanente deseo de mis pensamientos.
—Rosario.
No me canso de repetir su nombre mientras amanece mientras espero a que llegue Emilio, que seguramente no vendrá, mientras espero que alguien salga del quirófano y diga algo. Amanece más lento que nunca, veo apagarse una a una las luces del barrio alto de donde una vez bajó Rosario.
—Mirá bien donde estoyapuntando. Allá arriba sobre la hilera de luces amarillas, un poquito más arriba quedaba mi casa. Allá debe estar doña Rubi rezando por mi.
Yo no vi nada, sólo su dedo estirado hacia la parte más alta de la montaña, adornado con un anillo que nunca imaginó que tendría, y su brazo mestizo y su olor a Rosario. Sus hombros descubiertos como casi siempre, sus camisetas diminutas y sus senos tanerguidos como el dedo que señalaba. Ahora se está muriendo después de tanto esquivar la muerte.
—A mí nadie me mata —dijo un día—. Soy mala hierba. Si nadie sale es porque todavía estará viva. Ya he preguntado varias veces pero no me dan razón; no la registramos, no hubo tiempo.
—La muchacha, la del balazo.
—Aquí casi todos vienen con un balazo —me dijo la informante.
La creíamos a prueba de...
tracking img