Cuando el cielo nos invade

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1328 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando el cielo nos invade |

Dios nos ha dado una nueva identidad: nos ha hecho sus hijos, linaje suyo, herederos de todas sus promesas.
 Jesús fue el siervo sufriente que se encaminó a la cruz. Pero ahora Jesús está triunfantemente resucitado, ascendido y glorificado. La Biblia declara: "Como él es, así somos nosotros" (1 Juan 4:17). Esa declaración va mucho más allá de lo que cualquierade nosotros podría haber imaginado. | |
Pero el Espíritu Santo fue enviado específicamente con ese propósito: que podamos llegar a ser "conforme a la plena estatura de Cristo" (Efesios 4:13). El Espíritu Santo vino con la misión suprema en el momento justo. Durante el ministerio de Jesús, se dijo que "El Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía".
El EspírituSanto nos consuela, nos da dones, nos recuerda lo que Jesús dijo y nos reviste de poder. Pero todo eso lo hace para hacernos como Jesús. Esa es su misión fundamental. ¿Por qué, entonces, el Padre no lo envió hasta que Jesús fue glorificado? ¡Porque sin Jesús glorificado, no había modelo celestial de aquello en lo que debemos convertirnos!
Así como un escultor mira el modelo y da forma a laarcilla a su semejanza, el Espíritu Santo mira al Jesús glorificado y nos moldea a su imagen. Como Él es, así somos nosotros en este mundo.
La vida cristiana no se encuentra en la cruz, sino gracias a la cruz. Es el poder de la resurrección de Cristo el que da energía al creyente. La sangre derramada por el Cordero sin mancha limpió el poder y la presencia del pecado en nuestra vida. Pero la cruz noes el fin; es el principio, la entrada en la vida cristiana. John Lake dijo: "La gran mayoría del mundo cristiano todavía está llorando al pie de la cruz. La conciencia de la humanidad está fija en el Cristo que murió, no en el Cristo que vive. Las personas miran al Redentor que fue, no al Redentor que es".
La sangre de Jesús limpió mi deuda de pecado. Pero su resurrección es la que me permitetener algo. Esto cambia profundamente nuestro sentido de identidad y de propósito. Jesús se hizo pobre para que yo pudiera ser rico. Sufrió las llagas para liberarme de la aflicción, y se hizo pecado para que yo pudiera ser hecho justicia de Dios. ¿Por qué, entonces, debería yo llegar a ser como Él fue, si Él sufrió para que yo llegara a ser como Él es? En algún punto, la realidad de la resurreccióndebe entrar a jugar en nuestra vida; debemos descubrir el poder de la resurrección para todos los que creen.
Jesús dijo: "Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme". Muchos, malentendiendo su llamado, siguen a Jesús en su vida de autonegación, pero no en su vida de poder. Para ellos, el camino de la cruz implica tratar de crucificar su naturalezapecaminosa adoptando un quebrantamiento sin gozo como evidencia de la cruz. Pero debemos seguirlo hasta el fin en un estilo de vida dotado de poder por la resurrección.
Quien abraza una cruz inferior constantemente está lleno de introspección y sufrimientos autoinfligidos. Pero no podemos aplicarnos la cruz a nosotros mismos; Jesús no se clavó Él mismo a la suya. Los cristianos que se dejanatrapar por esta limitación, constantemente están hablando de sus debilidades. Si el diablo no logra que nos interesemos por el mal, tratará de hacer que nos concentremos en nuestra incapacidad y falta de valor.
En mi propia búsqueda de Dios, con frecuencia yo acababa preocupándome por mí mismo. Pensaba que estar constantemente recordando mis faltas era humildad. ¡Pero no lo es! Si yo soy el temaprincipal, y no hablo de otra cosa que no sean mis debilidades, he adoptado la más sutil forma de soberbia. El enemigo me había apartado del servicio efectivo al concentrarme solo en mi propia injusticia. Cuando la introspección hace que mi autoestima espiritual aumente, pero mi eficacia para demostrar el poder del evangelio disminuya, eso constituye una perversión de la verdadera santidad.
El...
tracking img