Cuentillo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1412 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 17 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Trabajo de Castellano

III`B
16/11/09

No hace más de quinientos años aconteció un hecho que se recuerda en nuestras mentes hasta el día de hoy, en el que un joven valiente, un día como hoy y ayer, se armó de valor y salió en la búsqueda del “Ánfora Dorada”, esta es su historia y de cómo llegó a ser aquel hombre al que conocemos como Alexander.

Era el décimo día del año Exidiano,coincidía que se jugaban los juegos olímpicos en la ciudad de Bayona, cuya población no supera los diez mil habitantes, y entre ellos vivía Alexander Miró. Para el caso es indiferente el hecho de las olimpiadas, el hecho es que Alexander se levantó a la hora de costumbre, pero no como de costumbre, más bien, su sueño se vio perturbado por los repentinos golpes de algún neurótico que llamaba a su puerta.Con la manta sobre sus hombros y una taza de hierba en la mano, bajó las escaleras y antes de que pudiera abrir la puerta esta fue golpeada una vez mas estruendosamente produciendo una resonancia insoportable en la entrada de aquella casa.

- Buenas tardes Al – Dijo el hombrecillo que estaba parado justo en frente de él, que parecía conocerlo ya que a Alexander solo sus amigos le decíanasí.

- ¿Perdón?, ¿Lo conozco? – Exclamó extrañadísimo al ver a aquel hombre de cabellos rojos, cuyos ojos eran rojos también cual magma lo es, y de traje escocés.

- No, tu no me conoces, pero yo si a ti, permiso – Y diciendo esto entró con ímpetu dentro de la casa haciendo a un lado a Al, quien producto del empujón soltó la taza repentinamente dejándola caer, y rompiéndose estruendosamenteal contacto con el suelo.

- ¡Mira lo que has hecho torpe!, Voy a barrer este desastre y luego te irás de acá.

Al fue por un trapo al establo para limpiar ese desastre mientras que el extraño se paseaba por la habitación observando el techo. Al llegar con el trapo comenzó a limpiar el desastre, mientras que el extraño comenzó diciendo

- Eres muy afortunado, de hecho… iré al grano.Has sido elegido por tu pueblo para ir en representación de ellos a buscar el Ánfora Dorada, que se encuentra en las tierras de Hidan a miles de kilómetros de acá, y lo mejor de todo es que no tienes opción de decir que no.

En ese mismo momento, Al sintió como si un escalofrío le corriera por la espalda y bajara hasta sus tobillos, estaba asombrado, no sabía que haría, temía que esto fuese aocurrir algún día, y ese día había llegado. Al se opuso rotundamente y se negó a aceptar, entonces el extraño hombre dijo.

- Este es tu destino, y no puedes evitarlo, aunque sea tu enemigo mas temido, ya que el hombre que huye de sus enemigos es un cobarde, debes afrontarlo.

- Yo no me siento capaz en ningún aspecto, no tengo la fortaleza, ni la audacia, ni la rapidez de otros que hanvenido antes que yo. – Exclamó sin mirar al extraño mientras limpiaba el piso.

- Eso me es indiferente, ten, esto te ayudara – Dijo el anciano mientras le entregaba una bolsa a Alexander que contenía una manzana.

- Pero si esto es una manzana…

- No lo creo mi amigo, esta es la manzana que te dará la fortaleza, cómetela y verás.

Luego de mirar la manzana en la bolsadetenidamente, Alexander la sacó y poniéndola sobre sus labios le dio un mordisco que crujió rompiendo el silencio sepulcral que había en la habitación antes de eso. Entonces Al, se armó de valor y aceptando su misión, y el largo camino que le esperaba, se volvió al extraño y le preguntó como lo debía hacer, y este le respondió

- Mira Al, debes embarcarte en Foxconn, el puerto mas cercano y luegotomar rumbo a las tierras de Idea, donde te estará esperando la Diosa Atria, quien intentará enamorarte con su encanto marino, y tu deberás seguir sus consejos, pero cuidado, no debes dejarte seducir por su figura. ¿Entendido?

- Como diga Señor…
- Wilkins, o mejor dicho Mentor Wilkins.
- Esta bien, y ¿Cuándo zarpo?
- Hoy mismo estarás en Idea, para luego llegar a...
tracking img