Cuento 1

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (736 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Luciano Lotto”
*drip*
“Ramiro Aranda”
*drip*
- No sé si debamos hacer esto –
-Vamos Angie, si no lo hacés, nosotros no podemos jugar-
-Es que me da miedo-
-decile algo Lucho, tu hermana, sequiere salir-
-No te acobardés ahora, ya no te podés arrepentir-
-Bueno, pero porfa, Lucho, tratá de cuidarme -
“Angélica Lotto”
*drip*

Así comenzamos a jugar “el hombre a medianoche”, de haberescuchado a Angie no habríamos tenido que vivir esta tortura.
El juego tiene 5 simples reglas:
1. Los participantes han de escribir su nombre en una hoja de papel, y derramar una gota de sangresobre su nombre.
2. Se debe de abrir la puerta de la casa, depositar la hoja en la entrada, apagar todas las luces y golpear 10 veces desde el interior, así se invoca al hombre de medianoche ycomienza el juego
3. Una vez iniciado el juego, se debe de estar caminando por la casa constantemente, con una vela encendida (pues las luces estarían apagadas) y un puñado de sal en la mano.
4.Si la vela se apaga se tienen 10 segundos para encenderla, de lo contrario se debe hacer un circulo con la sal.
5. En el caso de que no se logre hacer nada de lo anterior, el hombre de medianocheaparecerá frente a la persona y la atormentará con visiones de sus peores miedos hasta la madrugada
Habíamos escuchado de ese juego hacía tres días, en el colegio, Rano y yo (así le digo a Aranda, mimejor amigo), estábamos en el salón y oíamos a Aurelio Gatti (pequeño idiota y pretencioso) presumir como “pasó toda una noche sin encontrárselo”, entonces decidimos jugarlo en mi casa la noche delviernes con mi hermana, Angélica.
Luego de haber tocado la puerta 10 veces, me encontré de repente en el tercer piso de la casa, cómo diablos había llegado allí, no lo sé, y no tuve tiempo parapreguntármelo ya que a lo lejos oí a Angie gritar mi nombre, y al parecer por la ubicación del ruido, había sido transportada a la cocina.
Aún si cada uno de mis poros me recordaba a gritos la promesa que...
tracking img