Cuento de eujenio pacheco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7387 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tomada de Berceo, Gonzalo, de: Milagros de Nuestra Señora, Biblioteca Universitaria Éverets, España, 1986. pp. 120-122. (Versión de Moisés Jiménez)

El niño judío
(Fragmento en español antiguo)

En la villa de Borges, una cibdat extraña,
cuintió en essi tiempo una buena hazanna;
sonada es en Francia, sí faz en Alemenna,
bien es de los miraclos semejant e calanna.

Un monge lacripso, omne bien verdadero,
de Sant Migäel era de la Clausa claustero,
era en essi tiempo en Borges ostalero
Peidro era su nombre, fo ende bien certero.

El niño judío

En la villa de Borges, una ciudad extraña,
sucedió no hace mucho una notoria hazaña.
Famosa en Alemania, en Francia y en España,
del libro de milagros bien puede ser entraña.

Un monje la escribió, relatorverdadero;
en San Miguel guardaba claustro, era hombre entero;
andaba en ese tiempo en Borges de viajero
y se llamaba Pedro, en esto voy certero.

Tenía en esa villa como era menester,
un clérigo, escuela de cantar y leer,
asistían los niños las letras a aprender,
hijos de buenos hombres, querían más valer.

Iba allí un judielo natural del lugar,
por sabor de los niños, por con ellosjugar;
lo acogían los otros, no le hacían pesar:
todos hallaban modo de reír y estudiar.

Era un día de Pascua, domingo en la mañana,
cuando va a oír misa toda gente cristiana.
Diole al niño judío de comulgar gran gana.
Comulgó con los otros el cordero sin lana.

Mientras que comulgaban con fe devota y pura,
alzó la cara el niño, bañado de ternura,
y vio sobre el altar una bella figura:una hermosa señora cargando una criatura.

Miró que aquella dama, que a todos amparaba,
a grandes y a pequeños la comunión les daba.
Prendóse de ella mucho, y en tanto la observaba,
de su excelsa hermosura, cabal se enamoraba.

Al salir de la iglesia, optimista, alentado,
se fue luego a su casa, cual tenía ordenado,
le preguntó su padre por qué se había tardado,
que merecía un castigosevero y señalado.

"Padre —contestó el niño— jamás negaré nada:
con los niños cristianos yo fui esta madrugada,
con ellos oí misa ricamente cantada
y comulgué con ellos: tomé la hostia sagrada".

Pesóle aquello mucho al malaventurado
cual si se hubiese muerto o fuese degollado.
El enojo lo puso acerbo y endiablado:
lanzaba imprecaciones y voces de malvado.

Interior en su casa, tenía estegran traidor,
un horno grande y fiero que ponía pavor.
Hizo que lo encendieran el loco pecador:
muy pronto se produjo un terrible calor.

Apresó a su retoño el falso descreído.
Tal como se encontraba —con calzado y vestido—
arrojólo entre el fuego bravamente encendido.
Padre de tal conducta sea siempre maldecido!

Gritó la pobre madre, confusa y aturdida,
igual que sus doncellasencontróse abatida.
Al poco rato tuvo mucha gente venida:
por acto tan salvaje venganza era pedida.

El niño entró en la hoguera prendida malamente
sin sentir aprensión en el cuerpo o en la mente;
penetró sin cuidado, tranquilo, dulcemente:
que hizo un gran milagro el Rey omnipotente.

En medio de la hornaza, el niño en paz yacía,
en brazos de su madre más en paz no estaría,
entre el calor yel fuego contento se sentía:
que le hacía la Gloriosa solaz y compañía.

Salió del horno fiero sin ninguna lesión:
el bochorno que tuvo fue el de toda ocasión.
No tuvo alguna tacha, una tribulación:
que Dios allí le envió su amor y bendición.

Preguntáronle todos, judíos y cristianos,
la forma en que venciera fuegos tan soberanos:
vieron que no movió ni faz, ni pies, ni manos;
que locontara todo, como a buenos hermanos.

Contestoóles el niño palabra señalada:
"La señora que estaba en la silla dorada,
con el hijo en los brazos, sobre el altar posada,
ella me defendía y yo no sentí nada".

Supo toda la gente que Santa María era ésta;
fue la autora divina de la divina gesta.
Cantaron grandes loas, hicieron rica fiesta,
y el milagro fue rosa de esta bella floresta....
tracking img