Cuento de terror, misterio o suspenso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (710 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El monje loco

Como cada año, al terminar las clases del ciclo escolar, me trasladé a Huitzuco para pasar las vacaciones de dos meses con mis abuelos maternos y ayudarlos en las labores del campo,primero en la siembra de maíz al iniciar la temporada de lluvias y después me iba a radicar al rancho ubicado a unos 10 kilómetros de Huitzuco al cuál se llagaba a caballo porque no había carretera.Cuando iba del rancho a Huitzuco, me reunía con algunos primos y amigos, hijos de vecinos y nos poníamos a jugar en la calle a las alcanzadas o dentro de la casa a las escondidas; como éramos muytraviesos, mi tía Celia nos advertía que si nos portábamos mal se nos iba a aparecer el monje loco por lo cual nos poníamos nerviosos porque en una ocasión en que hicimos algunas travesuras que no erandel agrado de la tía, nos habíamos sentado en la mesa del comedor y habíamos visto una figura con capucha que estaba al otro extremo del comedor, que estaba muy sombrío y asomaba su cabeza paramostrarnos una cara horrible, por lo cual considerábamos que las advertencias de la tía eran ciertas.
Como éramos muy miedosos, dejamos de jugar dentro de la casa y solo jugábamos en la calle por miedo almonje loco.
Días después mi primo Jorge nos citó fuera de la parroquia para decirnos algo:
-¡No es cierto lo de “El monje loco”! - dijo Jorge-es solo Otilio. – que era el trabajador de la casa - quecuando le indica la tía Celia, se disfraza para asustarnos – dijo muy convencido, aunque yo no lo estaba, volví a jugar dentro de la casa con mis amigos.
Una noche algunos días después, unos amigosde la calle se enteraron de lo que nos había espantado y nos retaron a pasar toda la noche en la Iglesia, si aguantábamos toda la noche nos iban a dar $70 , que en mi tiempo eso era ser casi rico, asíque aceptamos, preparamos una fogata, comida y agua para merendar.
Cuando mi tía se enteró de la fuga, mandó a Otilio a espantarnos para que regresáramos.
Cuando se hizo un poco tarde, como las...
tracking img