Cuento de terror

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1888 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
sábado, 11 de agosto de 2012El cuarto prohibido
En la casa sólo había un cuarto al cual no podía ingresar. Los dueños -una pareja de ancianos- le dijeron a Daniela el primer día que llegó a vivir y trabajar allí, que por ningún motivo podía entrar en aquel cuarto, aunque no le dieron explicaciones de por qué no debía hacerlo.
Daniela debía encargarse de la limpieza. La casa tenía dos pisos.Cualquier parte que se mirara hablaba de lo antigua que era, y a Daniela le resultaba algo intimidante, principalmente por haber visto películas de terror que transcurrían en lugares muy similares a aquel.
Además de ella y los ancianos, había otra mujer, que era la encargada de cocinar. La cocinera era tan reservada como los ancianos, por lo que Daniela ni intentó preguntarle qué había en lamisteriosa habitación.
Los ancianos se la pasaban sentados en la sala, y apenas intercambiaban alguna que otra palabra; la cocinera, cuando no estaba trabajando estaba encerrada en su habitación, por eso casi siempre la casa estaba silenciosa durante el día, y al silencio del interior se sumaba la quietud de las praderas tristes que la rodeaban.
Por las noches la situación era diferente. Desde sucama, Daniela escuchaba ruidos, que a veces sonaban tan fuerte que la hacían levantarse, y con el corazón agitado asomaba la cabeza en el pasillo, sólo para no ver nada, y más asustada aún regresar a acurrucarse en la cama.

- ¿Usted no escuchó nada? - le preguntó Daniela a la cocinera durante el desayuno, la primera vez que amaneció allí. La cocinera primero untó mermelada en un pan, después,sin mirarla le contestó:
- Yo no. Estoy acostumbrada a los ruidos de la casa.
- Pero durante el día no escuché ningún ruido así.
- Si algo le molesta puede irse cuando quiera.
- No dije que me quería ir. Perdón, debe ser porque no estoy acostumbrada.

Desde esa vez Daniela no preguntó más, aunque siguió escuchando los ruidos.
Una noche, siendo temprano aún, Daniela estaba en suhabitación cuando golpearon la puerta.

- ¡La cena está lista! - dijo una voz desde el Pasillo; era la cocinera.
- ¡Gracias! Ya voy - dijo Daniela, que recién había terminado de ducharse y se estaba peinando.

Al atravesar el pasillo rumbo a la cocina, cruzó frente a la puerta del cuarto prohibido, y vio que estaba entornada. Se detuvo y miró hacia ambos lados; nadie la veía. Entonces se acercó más ymiró hacia adentro. La luz estaba encendida. Al asomarse más vio que sobre una cama polvorienta y sucia, conectada con la pared y el techo por innumerables telas de araña, había un esqueleto humano que, al estar recostado a unas almohadas se mantenía sentado, y también estaba cubierto por telas de araña.
Aquel descubrimiento le arrancó un grito a Daniela, y para aumentar su terror, elesqueleto giró la cabeza hacia ella y, moviendo hacia abajo y hacia arriba la mandíbula inferior, hizo castañear sus dientes. Entonces Daniela salió disparada hacia la cocina. La cocinera, deduciendo lo que había pasado, le dijo que debía marcharse inmediatamente, y que no se molestara en contar lo que había visto porque nadie le iba a creer.
sábado, 4 de agosto de 2012Otro ahogado
Cuando vez queíbamos a bañarnos en el arroyo, arrojábamos piedras hacia la casa.
Estaba abandonada no sé desde qué época, y era realmente aterradora. Unos árboles de follaje oscuro la mantenían entre las sombras. En el fondo había un pozo de agua, un vetusto jardín lleno de malezas, y lo que parecía ser los restos de un invernáculo. En el frente, una vereda de piedra que se perdía entre los pastos en algunostramos, comenzaba en el portón enrejado de la propiedad y terminaba en unos escalones que subían hasta la puerta de la casa.
Para ir al arroyo bordeábamos el alambrado que era el límite de aquella propiedad. Le tirábamos piedras porque éramos niños y le temíamos, y se suele atacar lo que se teme. La mayoría de nuestros proyectiles daban en los árboles que rodeaban a la casa; sólo algunos...
tracking img