Cuento de una célula

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2744 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por Jean Cruz

Célula: detectives y accidentes

Capítulo I: Como inició todo

Cecilio, una célula eucariota, terminaba su turno después de un pesado día de trabajo en los pulmones. Ya hacían 10 AM (Años Microorganismales) que trabajaba ahí, el se encargaba de limpieza y mantenimiento de estos.

-¿Como ha estado la chamba “Ces”? Preguntó Jorge, su gran amigo desde la prepa.

-Pues yavez desde que este joven empezó a fumar… valla que me ha dado trabajo jeje.

- ¬¬’ maldito webón o sea que antes no hacías nada.

-No, quiero decir que ahora me da más trabajo, desde luego.

-Te iré a creer – le espetó de manera graciosa su amigo.

-Bueno tu que alegas si todo lo que haces es llevar el conteo de cuantas veces respira y la relación entre ritmo cardiaco y no sé que ma…Ambos amigos salían de los inmensos terrenos de los pulmones. Era un paisaje increíble todo se teñía de un color carmesí claro a excepción de los blancos huesos que si volteabas con atención hacia arriba podías distinguir exactamente cada costillas, la columna vertebral a lo lejos el difícil distinguir corazón etc. Un espectáculo ya cotidiano para nuestros particulares personajes.

-Te digo que noCes.

-A ver ¿quién tiene mejor memoria Jorge? Acéptalo.

-No, me reúso a admitir que culiquitaca fue antes que el sonidito.

-Está bien si lo que quieres es que... – ¡bum! – un gran temblor hizo que todo el lugar se sacudiera al mismo tiempo que se escuchó un golpazo.

--¿Que ha pasado?- Dijo Jorge medio desorientado pero sin que fuera aquello algo insólito. Por otro lado Cecilio mirabaminucioso a su alrededor como si esperara que sucediera algo fuera de lo común entre emocionado, curioso y temeroso.

- Se ha de haber caído el menso- Dijo Jorge al ver la reacción de Cecilio.

-No, observa- y señalo los pulmones ya a buena distancia y noto que estaba respirando demasiado rápido y alzando la mirada aun mas lejos se podía contemplar el corazón que latía con una velocidad raravez vista.

-Vamos a ayudar- dijo Cecilio absolutamente decidido

-No, ni lo pienses, nuestro turno se acabó, y si a nosotros nos hubiera tocado esto nadie nos hubiera ayudado.- hubo una pausa en la que se decidían que hacer, por algunos segundos no se escuchó un solo sonido por y justo cuando Cecilio abrió la boca – ¡Zaz!- Un estallido ahogó sus palabras, el temblor había cambiado a terremoto ylo único que alcanzó a decir fue -¡Karina!- y al recordar a su pareja salió corriendo a su máxima velocidad encaminándose a su hogar, pero no logro dar ni 10 pasos cuando –Bum- un estruendo 3 veces mayor que el anterior atemorizo a todo su entorno seguido de un brusco movimiento que lo sacaría volando en la dirección en la que iba junto con todo lo que hubiese a su paso escucho tronar unoscuantos huesos que no supo identificar cuáles eran y entonces cuando podía divisar su casa casi sintió un alivio cuando la vio intacta y de pronto hubo felicidad por unos instantes cuando vio que Karina se aproximaba a él, en eso justo antes de estar en sus brazos a una corta distancia algo atravesó el techo y siguió su camino hasta perforar el piso y detenerse. La gran colisión arrojo a Cecilio por losaires mientras este gritaba – ¡Karina!- una y otra vez llorando, desgarrado por dentro, puesto que lo que él había visto claramente como aquel gran objeto había caído sobre ella y no había manera de que hubiera sobrevivido.

Al caer al suelo perdió la conciencia al instante.

-No podemos con esto, es inmenso no podremos expulsarlo, lo único que podemos hacer es evitar que se infecte poralgún tiempo- el con la cabeza boca bajo escuchaba voces, no quería levantarse porque sabía a lo que se iba a enfrentar apenas despegara la cara del suelo, tenía que hacerse a la idea de seguir su vida sin Karina -¿Por qué?- pensaba – ¿Por qué no morí con ella? – o ¿por qué no mejor en vez de ella? Entro en llanto cuando de repente algo lo levantó y le preguntó si estaba bien, él no paraba de...
tracking img