Cuento del azúcar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1131 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
|
UN CUENTO INFANTIL: "LA LUNA DE AZÚCAR"
UN CUENTO PARA QUE TU HIJO/A TENGA ESTA NOCHE FELICES SUEÑOS
Última actualización 15/04/2004@00:00:00 GMT+1
Había una vez un niño llamado Álex que creía que la Luna era blanca porque estaba cubierta de azúcar. Y a él le gustaban tanto los dulces que soñaba cada noche con viajar a saltitos, de estrella en estrella, hasta llegar hasta allí... ¡y comerazúcar hasta hartarse!
–Seguro que los que viven allá arriba –pensaba Álex– comen azúcar todo el día. ¡Claro! Por eso a veces la Luna tiene forma de media sandía, porque sus habitantes no paran de mordisquearla. ¡Debe de estar tan rica!
Un día, Alex se decidió por fin a vivir su gran aventura. Cogió una potente linterna de su padre y esperó a que anocheciera. Cuando toda su familia dormía, selevantó de la cama sin hacer ruido y fue hacia la ventana. La abrió de par en par, encendió la linterna y comenzó a hacer señales de luz a la Luna.
– ¡Eh! ¡Eh! ¡Si los de la Luna me veis, hacedme una señal! –exclamaba mientras encendía y apagaba la linterna.

Y así estuvo un buen rato. Pero, por más que lo intentaba, nadie le contestaba. Decepcionado, apagó la linterna. “¡Pues sí que sonantipáticos!”, se quejó mientras se metía en la cama.

Antes de dejarse vencer por el sueño, Álex no pudo resistirse a mirar otra vez la Luna a través de la ventana. Estaba tan redonda, tan blanca, tan brillante, tan azucarada... Pero, ¿qué estaba pasando? ¡Era increíble! Desde la Luna, alguien le devolvía el saludo con una luz que se encendía y se apagaba. Álex saltó en seguida de la cama y fue hacia laventana con su linterna.
–¡Eh! ¡Hola! ¡Soy Álex! ¡Invitadme a la Luna unos días!
La luz intermitente que llegaba desde allí se hacía cada vez más grande. Álex tuvo incluso que cerrar los ojos para que aquel enorme resplandor que inundaba su habitación no le dejara ciego. Cuando notó que la luz ya no era tan intensa, abrió tímidamente los ojos y comprobó con asombro que estaba en un lugar que noconocía. Llevaba puesto su pijama, eso sí, pero se encontró sentando encima de una inmensa bola blanca. Miró hacia arriba y era de noche. Había tantas estrellas que apenas quedaban lugares oscuros entre una y otra.
–¿Será esto la Luna? –se preguntó algo asustado.

Y en seguida se decidió a comprobarlo. Pasó su dedo por el polvillo blanco que cubría el suelo y luego se lo acercó a la lengua.–¡Es azúcar! ¡Es azúcar! ¡Estoy en la Luna!

Cuando se disponía a repetir del dulce manjar, apareció ante él una niña rubia que tenía dos estrellas doradas en vez de ojos. Sonriendo, le dijo:
– Tranquilo, que no se va a acabar.$2
– ¿Quién eres tú? –preguntó Álex–. ¿Vives aquí, en la Luna?
– Sí, me llamo Z44-A, aunque me suelen llamar sólo “Zeta”.
– Yo soy Álex y soy de la Tierra. ¿Viste misseñales?
– Sí, claro. ¿No sabes que desde la Luna lo vemos todo?
– Oye, Zeta, ¿puedo comer más azúcar?
– Toda la que quieras. Tenemos mucha.
Entonces Álex se abalanzó sobre el blanco –¡y dulce!– suelo y comenzó a llenarse las manos de azúcar para llevárselo a la boca. Zeta le miraba sonriendo.
– Por más que como, nunca se acaba. ¡Ja, ja! ¡Qué gozada!
Y así siguió horas y horas hasta que, como pasasiempre, se hartó.
–Zeta, ahora me gustaría tomar una buena taza de chocolate.
–¿Chocolate? Aquí desayunamos azúcar, comemos azúcar y cenamos azúcar. Nos basta con eso.
– ¿Y no tenéis polos de limón, o de fresa, o caramelos, o chuches, o pasteles?
–¡Qué tontería! ¿Y qué haríamos con todas esas cosas si sólo nos gusta el azúcar?
– ¡Pues vaya aburrimiento! Si por lo menos me la pudiera comertoda, como hago en la despensa de mi madre. Pero es que aquí nunca se acaba, por más que coma. Y eso cansa a cualquiera.
–Claro, como tú no eres de la Luna...$2
– ¡Exactamente! Será mejor que me devuelvas a la Tierra.
– Tendrás que esperar a que otro niño nos haga señales con su linterna. Entonces tú te irás y él vendrá a probar nuestro azúcar –dijo Zeta sin inmutarse.
– ¿ Y cuándo...
tracking img