Cuento: el cazador de liebres

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1232 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUENTO:

El cazador de liebres
Había una vez un cazador que un buen día, al salir el sol, se levantó, cogió la
escopeta, y tris-tras, se encaminó hacia el bosque. Anda que te andarás, vio una
liebre detrás de unas matas, apunta, dispara y ipum! la mata. Era tan grande que
pensó que ya le bastaba por hoy. Se la cargó a la espalda y tris-tras se volvió al
pueblo. Anda, que te andarás yizas!, tropezó con el señor cura.
-iCaramba, Pepillo, qué liebre más hermosa traes!, le dijo el señor cura- ¿Por qué
no me la vendes? Mañana viene el señor cura de Mataguindilla y haríamos una
comilona.
-De buena gana os la venderé, dijo Pepillo. Dadme cuatro euros y no se hable
más.
-Muy bien, Pepillo, cinco te doy para que me la lleves a mi casa. Quedamos en
ésas, ¿verdad?
-Vaya con Dios,señor cura, que así se hará. y anda que te andarás, Pepillo
tropezó con el señor alcalde. iZas!
-iCaramba, Pepillo, y qué liebre tan gordota que traes! -le dijo el señor alcalde-.
¿Por qué no me la vendes?
Mañana vienen mis suegros (1): y haríamos una comilona...
-De buena gana os la venderé, le contestó aquel grandísimo picaro (2) de Pepillo.
Dadme cuatro euros y no se hable más.
-De acuerdo,Pepillo, cinco te doy para que me la lleves a casa. Quedamos en eso,
¿verdad?
-En ésas quedamos, señor alcalde, vaya usted tranquilo. Y anda que te andarás
izas!, Pepillo tropezó con el cabo de la Guardia Civil. . .
-iRediez! iPepillo y qué liebre tan grandota que traes! -le dijo el cabo--. ¿Por qué
no me la vendes? Mañana viene el capitán y en el cuartel nos pegaríamos una
comilona...
-Debuena gana os la venderé, dijo Pepillo. Dadme cuatro euros y no se hable
más.
-iHuy! !cuatro euros! ¿Es que tú te crees que somos ricos? Pero, vaya, aqui tienes
cinco y tú me la llevas al cuartel, ¿eh?
-Sí, señor cabo. Quede usted tranquilo que así se hará. iHala! iAdiós!
y asi es como aquel redomado (3) pillo vendió tres veces la misma liebre y cobró
quince euros.
Anda que te andarás, semetió en una fonda (4), llamó a la dueña y le dio la liebre
para que se la guisara con cebollas y papitas.
Así lo hizo ella y el cazador Pepillo encontró el guiso tan de su gusto que se
comió la liebre entera, con huesos y todo. Y después se volvió para su casa y no
pensó más en la fechoría de aquel día.
Pero, iay!, al día siguiente ... En casa del señor cura, en casa del señor alcalde y enel cuartel, todos estaban de mal humor, porque llegaba la hora del almuerzo y la
liebre no comparecía por níngún sitio.
El señor cura calmó como mejor supo al ama y a su huésped y se fue a reclamar la
liebre a Pepillo. Y en medio de la plaza izas!, tropezó con el señor alcalde y con el
cabo de la Guardia Civil, que estaban en las mismas.
Que si patatín que si patatán, pronto llegaron a laconclusión de que Pepillo se
había burlado de ellos, y como no estaban dispuestos en absoluto a que nadie les
tomase el pelo decidieron hacer juzgar a Pepillo por estafador (5), por falso y por
haber hecho mofa (6), befa y escarnio de las instituciones públicas del pueblo.
iPobre Pepillo cuando lo supo! Le temblaban las piernas y la cabeza le daba
vueltas, porque veía bien claro que de ésta no seescapaba. Y pensó que quizá un
amigo suyo, que era abogado, le sacaría de aquel enredo, que para eso están los
abogados, para deshacer enredos.
El abogado le dijo que aquello lo veía muy negro, pero que por si acaso le daría
un consejo que quizá resultase:
"Pregunten lo que te pregunten, digan lo que digan, tú responde sólo titeñó. ¿Lo
has entendido bien?”
-Titeñó, contesto Pepillo, y sefue, preguntándose qué es lo que resultaría de
aquel juicio.
Al día siguiente el juez lo hizo comparecer a juicio, lo encaró con el señor cura, y
éste le preguntó:
-¿ Tú eres Pepillo, hijo de tal y tal, que vives en la calle tal, número tantos?
-Titeñó.
-¿ y yo ayer no te compré una liebre muy hermosa, y te di cinco euros para que
me la trajeras a casa?
-Titeñó.
-¿ y me la trajiste?...
tracking img