Cuento el sapo y el gallinazo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (642 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Relato tradicional arhuaco

ALMÁCIGA
GRUPO DE TRABAJO INTERCULTURAL

EL VIAJE AL CIELO DEL SAPO Y EL GALLINAZO

Cerca de los ríos que cruzan la Sierra Nevada de Santa Marta viven muchosanimales, que han inspirado infinidad de cuentos entre los arhuacos. El sapo, un animal bocazas y presumido, cuya insensatez siempre lo mete en problemas, es el protagonista de muchos de ellos. Así,cuentan que una vez el gallinazo, el cóndor y otras aves se acercaron a orillas del río Guatapurí para invitar al sapo tamborilero a subir a una fiesta en el cielo. El sapo, contentísimo, dijo que sí,mientras pensaba en lo mucho que se iba a lucir tocando el tambor ante tanta gente.

De repente se acordó de que no sabía volar pero, como era tan presuntuoso, no quiso reconocerlo ante ningún animal,así que ideó un sistema para subir al cielo. Metió una muda de ropa en su mochila y le dijo al gallinazo:

Página 2

–Tío gallinazo, ¿por qué no me lleva esta mochila para allá arriba, que yo llegodespués? El sapo colgó la mochila en la esquina de su casa y, sin que nadie lo viera, se ocultó entre la ropa. Al otro día, el gallinazo recogió la mochila y se fue para el cielo. Cuando iba a mitaddel camino, sintió que pesaba mucho, entonces la revisó, pero no vio al sapo, porque estaba muy bien escondido.

Cuando llegaron al cielo, el gallinazo colgó la mochila en una casa y se fue para lafiesta, que estaba animadísima. Al amanecer, el sapo salió de su escondite y muy alegre apareció en la fiesta. Al verlo, todas las aves gritaron: –¡Llegó el sapito tamborilero, que siga la fiesta! Elgallinazo estaba cantando y tocando el tambor, era el alma de la fiesta. Entonces el sapo se acercó y le dijo: –Tú no sabes tocar, eso suena muy feo. ¡Dame ese tambor!

Página 3

Y se lo arrebatóde malas maneras y empezó a tocar y cantar otra canción. Al rato, tío gallinazo, enfadado por los modos del sapo, le dijo: –¡Así tampoco se toca! Le quitó el tambor y volvió a tocar y cantar su...
tracking img