Cuento infantil

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (909 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS TRES TESOROS
(Kenya)

Cuando el gran león, viejo y famélico, se plantó en mitad del campo para atacar a Ngara y a sus dos pequeñas hijas, la mujer supo que iba a morir.
Era valiente, teníacoraje, no le importaba su propia muerte, pero no deseaba en modo alguno la de sus pequeñas, Otume y Zuriya. Por este motivo Ngara desafió al León, apartó a sus hijas y trató de llamar la atención delanimal sobre ella. El rey de la selva, ciego de hambre, se lanzó en pos de su presa y tras acorralarla dio un salto y la aplastó con su peso, presto a devorarla.
Los gritos de Ngara y los llantosde Otume y Zuriya llamaron la atención de una mujer, una botánica que se hallaba en la selva recolectando plantas. Aquella mujer, Badai Mara, iba armada, pero sólo por precaución: su escopeta nodisparaba balas sino dardos adormecedores.
Badai Mara corrió, llegó al linde del camino y vio la escena apenas un segundo antes de que el león asestara el golpe definitivo a su presa. Sin pensarlo dosveces, alzó su escopeta y realizó un solo disparo. Tuvo suerte. La inmovilidad del león facilitó que el dardo se incrustara en su cuerpo y el líquido adormecedor hiciera efecto de inmediato. El leóncayó a un lado mientras Otume, Zuriya y la propia Badui Mara corrían hacia Ngara.
Nada más verla, Badui Mara supo que las heridas de la mujer eran graves, mortales, y que no había nada que hacer. Aúnasí, temerosa de que el gran león despertara, tomó a Ngara en brazos y, seguida por las dos niñas, la llevó al poblado donde tenía su pequeña casa. Una vez en ella, hizo que Otume y Zuriya se quedaranfuera y procedió a atender a la moribunda es sus últimos momentos.
-Gracias –le dijo Ngara.
-Me temo que he llegado tarde –reconoció Badui Mara.
-Mis hijas habrían muerto, y ahora, gracias a ti,vivirán. Así pues, te debo algo que mi vida. Estoy en deuda contigo.
-No, no me debes nada –dijo Badai Mara.
-Si –insistió la mujer débilmente-. Y aunque no lo creas dada mi pobreza, tengo tres...
tracking img