Cuento sobre el medio ambiente.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 7 (1602 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 16 de mayo de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
La desaparición de los cielos.

Hacía apenas una hora que les avisaron que el huracán Neo desde Texas se había adelantado y éste podría causar más estragos que el anterior, que vino desde Georgia. Los desastres o fenómenos naturales, cada vez están peor y amordazando con másvidas. Se estaban llevando más que desde hace unos años atrás y no faltaba mucho para que estén utilizando tanques de oxígeno y suban el precio del agua artificial. Y en verdad que, ya estaba bastante alto como para que se les diera el lujo de hacerlo.
Era el segundo llamado para el condado de Phoenix y Elizabeth no sabía qué hacer. La chica de dieciséis años preparó efusivamente su mochila con losequipamientos necesarios para sobrevivir quizás una semana bajo tierra, incluyendo alimentos y líquido. Posteriormente, solo insertó una botella de agua y se aseguró de que la medalla colgada en su cuello no se cayera o intentara desprendérsele. Debía de apurarse porque los McGregor le estaban gritando desde afuera.
Tercer y último llamado, el tiempo se estaba acabando.
Al salir de su casa, loscuatro chicos McGregor la apresuraron a montarse en la vieja motocicleta de su padre, para poder llegar rápidamente a los resguardos. Ellos tenían cada uno, una BB-MX con filtro anti-contaminante y grandes llantas ligeras en peso. Descubierta hasta la mitad, y color azul oscuro pudo reconocer la favorita de Alex y de allí, la de los demás.
Los castaños cabellos de Elizabeth se movían al compásdel viento, mientras que Derek, uno de los hermanos McGregor, iba llegando al insípido lugar. El resguardo de Phoenix, se caracterizaba por ser el más profundo y deshabitado de todos los que poseía Estados Unidos. Los vehículos formaban una fila dentro del lugar, clasificados por extractos. El suyo posiblemente, era de último puesto por lo que se apresuró llegar allí, y después era necesario irse areunir con la demás gente y pasar finalmente a los pequeños cuartos bajo tierra.
–No te pierdas, Elizabeth –le advirtió Derek con una sonrisa.
Ella asintió con la cabeza y se dispersó con el resto de la gente. Tenía que llegar obligatoriamente al ‘gran salón’ que aún está expuesto a los daños que sobrepasen por éste. En ese lugar, le sacarían una muestra de sangre para identificarte y así poderingresar a su respectivo resguardo, las notificaciones, firmas o documentos se habían extinguido hace tiempo.
La castaña, después de pasar tres pruebas de sangre, la mandaron con un grupo de otras personas hacia los cuartos del piso E, los cuales estaban divididos por 27 cada planta. Le correspondía con los McGregor las habitaciones E-17 y E-18. Derek, James y Elizabeth se quedarían en una.La habitación, como las demás, estaba exageradamente equipada a lo tecnológico, pero no estaba totalmente equipada en el oxígeno, agua o comida natural. Todo el lugar parecía envuelto en frío, ya que tanto al agua como el oxígeno, eran artificiales. No es lo mismo que en las épocas de los siglos pasados, o como hace unos cuantos años anteriores cuando podías respirar libremente sin un aire que dañea tus pulmones o que después estés con un avanzado cáncer. Porque, efectivamente, los científicos han descubierto que el aire que ellos mismos crearon, nos está matando.
Descargó todo y esperó la llegada de los chicos que estarían siendo ya registrados por los especialistas y guardias de seguridad. Ellos deberían de estar en la planta A-01 por su clase social, pero sus intenciones específicasfueron no dejarla sola o que algo malo le pasara.
El mini proyector anunció las puertas cerradas del resguardo y la gran llegada del huracán. Genial. Como si le sobrara el dinero y energía para reconstruir su casa.
Los dos chicos utilizaron su huella y entraron sin problemas a la habitación.
– ¿Lista, dulce? –le preguntó Derek.
–No –exclamó–. Como si fuera de mi gusto venir cada tres meses a...
tracking img