Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1574 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez una hermosa joven de cabello oscuro y largo, sonrisa radiante, manos suaves, ojos negros y grandes y su tez era morena, la hacían una de las muchachas más bonitas del pueblo.
Como todos los días, ésta iba a recoger flores a la llanura que estaba cerca
de su pueblo, pero ese día no iba como siempre, no iba cantando y las lágrimas que salían de sus ojos bañaban su rostro detristeza.
La muchacha, Ailín se llamaba, estuvo varios días que no hacía sino llorar,
y en la llanura se sentaba en las raíces de n árbol para desahogarse y que nadie escuchara su pena.
Un día estaba sentada en la sombra de aquel flamante árbol y vio pasar algo
volando delante de ella y pensando que era una hoja no le dio mayor importancia. Al rato un hada, pequeña pero linda, se le acercó y le dijo:- ¿Por qué lloras, Ailín?
- A pesar de ser tan hermosa y de tener muchos pretendientes, aún no sé lo
que es amar, y mi corazón siente que solo late por seguir viviendo y no por
que alguien lo haga latir para tener dos latidos en un mismo cuerpo.
- Ailín, eres muy joven para conocer el sentido del amor, pero pronto te llegará y volverás a sonreír como antes lo hacías, volverás a entonar lasdulces y tiernas canciones que desprendían tus labios, y te sentirás flotando y pensarás que vuelas pero es el amor lo que hace que te sientas así.
- Tú, siendo tan chiquita, ¿Cómo puedes conocer todo eso sobre el amor?
- Porque aunque me veas pequeña, yo ya tengo mis años. No me puedo quedar
más, tengo que irme, pero piensa que muy pronto estarás preparada para
conocer el amor.
El hadadesapareció. Aún con las palabras del hada Ailín se sentía
desgraciada, y no quería seguir viviendo, quería sentir lo más rápido posible lo que era el amor y que nunca la abandonara.
Varios meses transcurrieron así. Ailín no era la de antes, ya no se cuidaba
el cabello, y ya no se veía tan hermosa como antes, pero lo que más apenaba
a la gente del pueblo era que sus ojos desprendían tristeza y seponía a llorar en cada rincón que pudiera.
El hada se le aparecía todas las noches para darle consejos, pero aun así Ailín no recuperaba la sonrisa.
- ¿Cómo me sigues diciendo que mi amor va a llegar? Han pasado varios meses
y aun no ha pasado nada, mi corazón cada día esta mas débil y no sé cómo
combatir eso.
- Ailín, la paciencia es una virtud que todos debemos aprender, y tú eres una
delas personas más dulces, bellas, tiernas y amables que he conocido a lo
largo de mi vida, pero aún así te falta algo importante, saber aprender,
saber vivir, y sobretodo tener paciencia.
- No puedo tener paciencia cuando veo que mi rostro se marchita y mi belleza
queda en el olvido.
- No debes fijarte en la belleza del exterior, fíjate en la belleza del
interior que es la importante. Puedesser un demonio con cara de ángel, o
puedes ser un ángel con cara de demonio, pero lo que tienes en el corazón
nadie te lo podrá quitar jamás.
Dicho esto el hada se marchó una noche más, dejando a Ailín sola con su
pena.
Al escuchar las últimas palabras del hada que la acompañaba cada noche, se
dio cuenta de que era muy hermosa, y que si su belleza quedaba en el olvido
era porque ella quería.Se levantó y se puso lo más hermosa que pudo, se
peinó el cabello, y volvió a esbozar una sonrisa, salió de su casa para
dar un paseo con la luz de la luna por testigo de que ella había vuelto, y
de que pronto sentiría el amor.
El hada la vio salir de la casa y la siguió. No sabía a dónde se dirigía,
pero se pensó lo peor, y no quería que a Ailín le pasara nada malo, pues se
había encariñadomucho con ella, y le tenía mucho afecto.
Ailín, se dirigió a la llanura, y se sentó donde se solía sentar a llorar,
pero esta vez no lloró, entonó una canción y su voz llegó hasta los oídos de
la gente del pueblo, que hipnotizados por la dulzura de la voz se quedaron
despiertos a oír ese dulce cantar.
Después de largo rato cantando se sintió mejor, y se disponía a volver a su
casa, pero...
tracking img