Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1516 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Juan Diego Ponce. 5 Eucaliptos
Literatura. Abril 6, 2008.

Por dos horas de matemáticas

Ésta es una historia real. Le pasó al amigo de un amigo. Recuerdo aquella mañana, en la qué por perder las dos horas de matemáticas que por alguna extraña razón, estaban entre el primero y el segundo recreo, le dije a mi amigo “El Negro” que vayamos donde la directora “Susanita” para crear un consejoestudiantil ya que el colegio no disponía de uno. Valga la aclaración, lo hice solamente por perder las dos horas de matemáticas. Y así empezó una de las historias más interesantes de mi vida.
Déjenme aclarar que mis amigos me conocen por ser una persona “labiosa”, muy “labiosa”, excesivamente “labiosa”. La reunión empezó exactamente el momento en el cuál sonaba el timbre para ingresar a clases.Yo abrí la puerta de dirección con una cara de decepción en el rostro y diciendo en un tono de voz bajo y monótono: “Susana, algo tenemos que hacer”. En ese momento, ustedes supondrán que yo obtuve la atención de la autoridad antes mencionada, pues se equivocan. “Susanita” era una persona brillante pero tenía dos pequeños defectos: falta de interés en sus alumnos y jugar ajedrez sola. Después deestar parado un minuto y medio de verle jugar ajedrez, ella levantó la cabeza hacia el vacío diciendo: “Jaque”. En ese momento, ella se percató de mi presencia dentro de la oficina principal. Me preguntó: “¿Y vos?”. A lo que yo respondí: “De nuevo, Susanita, algo tenemos que hacer”.
En ese instante, le expliqué todo el plan y la razón del por qué deberíamos crear un consejo estudiantil dentro denuestra hermosa institución. Yo estoy seguro de que perdí su atención a la cuarta o quinta oración, ya que ella bajó la cabeza y siguió moviendo las torres, los alfiles, los caballos, los peones, el rey y la reina (aparte de ser labioso, soy explicativo); pero de nuevo recuperé su atención escuchando unas palabras que salían de mi boca: “Vamos a poner reja en la cancha de fútbol para que no sevayan los balones y cambiaremos el baño de hombres de la secundaria. Todo esto no le costará nada al colegio ya que utilizaremos los fondos recaudados por el consejo estudiantil.” Acto seguido, sacó un papel en el que me proporcionaba todo el permiso necesario para crear dicho consejo estudiantil (recuerden que solo lo hacía por perder las dos horas de matemáticas), con la única condición de que elpresidente o la presidenta sea alumno de los sextos cursos del colegio. Lastimosamente, yo estaba realizando el quinto curso. Efectivamente, me acerqué a los sextos cursos, les propuse crear dicho consejo estudiantil y obtuve todo, menos la aprobación de mi plan. Después de haber escuchado más de una vez: “Qué pereza, ¿para qué?”; lo único que hice fue agachar mi preciosa cabeza y retirarme una vezmás decepcionado de la falta de interés ya que no iba a poder perder más clases.
Aquella tarde, llegué a mi casa, levanté el teléfono y le llamé al “Negro”. Él, lo único que hizo, fue hacerme acuerdo que yo tenía en mis manos una carta firmada por “Susanita” en la cuál decía que yo tenía todo el poder para realizar dicha campaña electoral. En ningún lado decía que las listas tenían que estarconstituidas. Entonces, me picó un pequeño bichito dentro de la cabeza que me decía que empiece con las campañas electorales. En efecto, levanté de nuevo el teléfono y le llamé al “Gómez”. Él tenía parlantes y era DJ. Le pedí que por favor vaya a mi colegio en el segundo recreo a poner música, ya que empezábamos las campañas. Al día siguiente, él llegó, le abrimos la puerta, conectamos los equipos,empezó el segundo recreo y al sonar el timbre de salida, empezó la música.
Susana salió completamente enardecida por la duda ya que no sabía lo que estaba sucediendo. Me acerqué a ella y dije: “Susy, empezó la campaña electoral”. Después de media hora de música, sonó el timbre para entrar a clases. Le pedí al “Gómez” que me conecte un micrófono. Me paré encima del parlante y, con toda la...
tracking img