Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (846 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La directora de la escuela
Después de muchos años, volví a recorrer el edificio de lo que fuera mi escuela. Ya no funcionaba como escuela. Después de un prolongado abandono, ocupó el lugar laoficina de una empresa, previa restauración, y en esa empresa conseguí trabajo.
Al avanzar por el viejo corredor junto al encargado de la oficina, sentí algo de nostalgia al evocar recuerdos de mi niñez.En los salones que antes fueran aulas, había ahora varios cubículos, y en ellos las personas que trabajaban allí. El encargado me iba presentando en cada salón. Algunos me estrechaban la mano, otros,con las manos ocupadas en teclear y con un teléfono apretado entre su hombro levantado y la oreja, me saludaron con un gesto y una mirada.
Creí que en cualquier momento, al pasar frente a uncubículo vacío, me iba a decir, aquí trabajará usted, o algo así, pero no. Salimos a lo que antes fuera el patio de la escuela, y al darme cuenta hacia dónde íbamos se me hizo un nudo en la garganta.Atravesando el patio estaba el pequeño salón que fuera la oficina de la directora, y nos dirigíamos a él.

La directora. Aún no entiendo cómo una persona así pudo dirigir una escuela durante tantos años.No era cascarrabias solamente para imponer disciplina, era obvio que era parte de su personalidad.
Flaca, alta, de profundas arrugas y andar medio encorvado, ni le hacía falta una escoba paraparecer una bruja, y actuaba como una. Su oficina era el salón de castigos, ¡y vaya que era un castigo soportar la mirada de aquella vieja! En su mirada había malicia. Evidentemente odiaba a los niños,o a todo el mundo, porque a ninguna maestra le caía bien.
Solía quedarse en la escuela hasta tarde, y siempre era la última en irse, por eso, cuando murió en su oficina - dicen que de un ataque alcorazón - la encontraron recién por la mañana. Después de su muerte se empezó a decir que su oficina había quedado embrujada, que los de la limpieza veían o escuchaban cosas. Las maestras, lejos de...
tracking img