Cuentos chinos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 127 (31613 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUENTOS POPULARES CHINOS
 
EL PÁJARO MARAVILLOSO 
|
Cuentos populares chinos 
EDICIONES EN LENGUAS EXTRANJERAS BEIJING 
Traducido del chino por Laura A. Rovetta Primera edición 1984 
Impreso en la República Popular China 
EDICIONES EN LENGUAS EXTRANJERAS Baiwanzhuang Nº 24 Beijing, China  
 
Este volumen presenta trece cuentos pertenecientes a nueve nacionalidades de China, a saber:han, uigur, mongola, tibetana, naxi, hui, kasajo, yugu y dong. Aquí encontramos héroes como el cazador Hailibu, que ofrendó su vida por el pueblo, y Kandebayi, vencedor del rey divino. Está la historia del amor entre dos pastores esclavos y la de la muchacha de largos cabellos que se sacrificó por los demás. Hallamos también a un astuto zorro y a un pájaro maravilloso capaz de relatar historias.Todos estos cuentos son de una gran riqueza ideológica, con hermosas escenas y de una gran fuerza artística. Se trata de una antología que nos hace penetrar en un mundo maravilloso.
         Esta edición contiene hermosas ilustraciones.
 

LI BAO Y CUI CUI
(Cuento de la nacionalidad han)
 
         Había una vez un niño llamado Li Bao. Su madre había muerto cuando él era muy pequeño y desdeentonces vivió con una cruel madrastra. Li Bao fue creciendo día a día y la madrastra comenzó a preocuparse por los bienes de la familia. Su deseo era matar a Li Bao para el hijo que ella misma había concebido disfrutara solo de todo lo que poseían.
         Un día, cual un gato que va a curar a un ratón, la madrastra dijo, fingiendo compasión:
-Li Bao, a tu edad ya deberías conseguirte unamujer. Pero somos muy pobres, ¿quién va a querer mandar a su hija para que sufra en una casa pobre como ésta? Debemos pensar algo para juntar un poco de dinero y conseguirte una esposa. – Li Bao todavía no había abierto la boca cuando ella prosiguió:
-Te voy a dar una vaca y un toro y tú irás a la montaña a pastorearlos. Volverás cuando hayan tenido cien crías: entonces las venderemos y así podrásconseguir esposa. Si tienes fuerza de voluntad no vuelvas aunque te falte sólo uno. Si no esperas y regresas antes, te advierto que no estaré dispuesta a seguir manteniendo a un muchacho sin futuro como tú, ¡y no entrarás más en esta casa!
Li Bao, con el corazón como atenazado por cuchillos, lloraba y pensaba: ¿Cómo es posible que dos animales engendren cien hijos? La montaña está llena de tigres,lobos y leopardos, ¡quién sabe si no nos comerán a todos! Cuanto más lo pensaba más claro tenía que aquello era una intriga de la madrastra para terminar con él. Pero lo pensó mejor y llegó a la conclusión de que era preferible que lo comiera un lobo o un tigre a quedarse en esa casa con la aviesa madrastra. Entonces apretó los dientes y asintió.
Ese mismo día Li Bao cogió el látigo para losanimales, y se cargó al hombro un bulto consistente en una olla con un tazón, cucharas y un viejo edredón floreado. Así partió. Primero atravesó algunos picos y lomas hasta que llegó a la ladera de una montaña llena de verdes hierbas. Decenas de frondosos pinos y cipreses crecían alrededor del agua de la fuente, y rodeaban un templo del dios de la montaña, completamente hecho de piedra. Aunque laspuertas y ventanas del templo estaban íntegras, el interior aparecía totalmente vacío. Li Bao recogió algunas hierbas, las ató e hizo una escoba, con la cual barrió el interior hasta dejarlo limpio. Luego se armó una cama con hierbas y hojas secas. Con tres piedras improvisó un horno; mientras, en la pared occidental quedaba lugar para los vacunos. Cerrando bien la puerta las bestias no podían entrar,de forma que Li Bao tuvo un lugar seguro para vivir.
Un día, después del desayuno, Li Bao llevó a los animales hasta la pradera. Al llegar allí puso la fusta a un lado y se recostó en la hierba mirándolos pastar. Al momento cerró los ojos y se quedó dormido: cuando se despertó ya iba a ser mediodía. Se puso de pie desperezándose, luego recogió el látigo y pensaba llevar a los animales hasta el...
tracking img