Cuentos cortos de grandes escritoras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5921 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuentos cortos de grandes escritoras.

Cuentos de Inés Arredondo
Esta mirada, en un caso, hace posible la existencia; y en otro la condena. La niña mutilada sueña con ser reconocida, con existir para alguien; la mirada del negro es una mirada que reivindica todo, que hace posible la existencia y el consuelo. Los personajes de Arredondo logran encontrarse plenamente gracias a la coincidencia delas miradas: el poder de la mirada de reconocimiento es necesario para la existencia. La misma Inés declara acerca de la mirada: [...] es la expresión más significante del ser humano. Casi podría decir que atraparlas, describirlas, es una de las necesidades básicas de mi temática. No olvides que "los ojos son las ventanas del alma". Y mi necesidad es la de encontrar y tratar de comprender almas,aunque para ello tenga que recurrir, a veces, al oficio menor de describir caracteres. Creo que si uno no es mirado, es decir reconocido, no puede tener más que una realidad amorfa. Guardiana de lo prohibido. Los cuentos y las palabras de Inés son como un retén que evita la traición, la venganza, la enfermedad, el suicidio, el abandono, la mutilación, la muerte y la locura. De sus cuentos sedesborda el Río subterráneo reprimido que todos llevamos dentro y que corre el riesgo de desbordarse en cualquier momento. Existe una tercera mirada en juego, la del lector. Miradas que se suceden increíblemente como dos espejos contrapuestos, nuestra mirada y la de Inés; la de los personajes y la autora; y la más importante, desde luego: la mirada en donde nos reconoceremos a nosotros mismos.
AñoNuevo
Estaba sola. Al pasar, en una estación del metro de París vi que daban las doce de la noche. Era muy desgraciada; por otras cosas. Las lágrimas comenzaron a correr, silenciosas. Me miraba. Era un negro. Íbamos los dos colgados, frente a frente. Me miraba con ternura, queriéndome consolar. Extraños, sin palabras. La mirada es lo más profundo que hay. Sostuvo sus ojos fijos en los míos hasta quelas lágrimas se secaron. En la siguiente estación, bajó.
Orfandad
A Mario Camelo Arredondo
Creí que todo era este sueño: sobre una cama dura, cubierta por una blanquísima sábana, estaba yo, pequeña, una niña con los brazos cortados arriba de los codos y las piernas cercenadas por encima de las rodillas, vestida con un pequeño batoncillo que descubría los cuatro muñones.
La pieza donde estabaera a ojos vistas un consultorio pobre, con vitrinas anticuadas. Yo sabía que estábamos a la orilla de una carretera de Estados Unidos por donde todo el mundo, tarde o temprano, tendría que pasar. Y digo estábamos porque junto a la cama, de perfil, había un médico joven, alegre, perfectamente rasurado y limpio. Esperaba. Entraron los parientes de mi madre: altos, hermosos, que llenaron el cuartode sol y de bullicio. El médico les explico: -Sí, es ella. Sus padres tuvieron un accidente no lejos de aquí y ambos murieron, pero a ella pude salvarla. Por eso puse el anuncio, para que se detuvieran ustedes. Una mujer muy blanca, que me recordaba vivamente a mi madre, me acarició las mejillas.
-¡Qué bonita es!_-¡Mira qué ojos! _-¡Y ese pelo rubio y rizado!
Mi corazón palpitó con alegría.Había llegado el momento de los parecidos, y en medio de aquella fiesta de alabanzas no hubo ni una sola mención a mis mutilaciones. Había llegado la hora de la aceptación: yo era parte de ellos. Pero por alguna razón misteriosa, en medio de sus risas y parloteo, fueron saliendo alegremente y no volvieron la cabeza. Luego vinieron los parientes de mi padre. Cerré los ojos. El doctor repitió lo quedijo a los primeros parientes:
-¿Para qué salvó eso? _-Es francamente inhumano. _-No, un fenómeno siempre tiene algo de sorprendente y hasta cierto punto chistoso.
Alguien fuerte, bajo de estatura, me asió por los sobacos y me zarandeó.
-Verá usted que se puede hacer algo más con ella._Y me colocó sobre una especie de riel suspendido entre dos soportes. _-Uno, dos, uno, dos.
Iba adelantando...
tracking img