Cuentos de angustias y paisajes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 71 (17668 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carlos
Salazar Herrera
Cuentos de
angustias y paisajes
(selección)

La bocaracá 3
El puente 6
La calera 8
El calabazo 12
El bongo 14
Un matoneado 16
La ventana 19
La dulzaina 20
El mestizo 22
Los colores 24
El estero 26
El curandero 27
La trenza 29
El cholo 30
La saca 32
La montaña 34
Las horas 36
El camino 38
El chilamate 40
Una noche 42
El cayuco 46
Un grito 48
Elbeso 51
El ocaso del dios Pan 53




La bocaracá

Aconteció en las inmensas soledades de Toro Amarillo.
Allá, una casa rompe la unidad de la selva, y fue Jenaro Salas quien primero arrancó unos árboles para sembrar su áspera vivienda.
Era un galerón de palos cubiertos de corteza, que se asomaba a la orilla de un camino abandonado. En el invierno... unaciénaga; en el verano... un polvazal.
La casucha veíase aún más humilde, bajo la arquitectura de una ceiba, casi tan alta como una plegaria.
Jenaro era un hombre atribulado, porque pensaba que la tierra lo malquería; la juzgó en su contra y quizás por eso, la región a veces lo atormentaba y a veces, también, se reía de él.
Acabó por sentir miedo de la soledad, de las tinieblas y delsilencio, y vivió con un temor incesante... no sabía de qué.
De noche tardaba el sueño en llegar a sus ojos, y era entonces cuando la respiración de su mujer y de su hijito, o el chisporroteo de algún tizón que quedara vivo en la cocina, le servían de consuelo o gozo.
En las noches sin luna, una llamita en la linterna tenía el poder de un faro.
Cierta tarde, regresaba Jenaro Salas de sutrabajo de montaña, tirando de una carretilla cargada de súrtubas y palmitos. Al acercarse a su rancho, halló en el portón a su pequeño hijito, que lloraba con claros deseos de contar algo que no sabía decir.
Movido por el temor, Jenaro no se ocupó más del niño. Echó a correr y se metió en la casa,..
Pero en la casa no estaba su mujer.
La llamó varias veces. Muy angustiado se asomó por lapuerta trasera. Dirigió su vista en todas direcciones, como una brújula agitada; al fin se clavó en el norte, hacia abajo, junto al riachuelo que transcurría a una pedrada de lejos.
Corrió otra vez. Allí estaba su mujer, tendida en el suelo, lívida, inconsciente. Dos de los nudillos de su mano izquierda sangraban. Cerca de ella había una serpiente de unos dos palmos de longitud, con la cabezaaplastada y todavía en convulsiones.

Era una bocaracá.

Jenaro no ignoraba que en aquellos casos, unos minutos malgastados eran de la muerte. No debía perder tiempo en aplicar inútiles remedios caseros, ni en consolar al niño que lloraba, con los ojitos como dos preguntas. Iría a buscar suero contra la mordedura de serpientes, y para hallarlo necesitaba consumir veinte kilómetros de malcamino.
Arrastró a su mujer hasta la casa y allí la dejó tirada sobre un camastro.
Buscó su caballo. Hizo riendas de un cordel. Arrebató un látigo a un árbol. Montó en pelo la bestia y, azotándola en ambas ancas, la echó a correr desenfrenada sobre la grosería del camino.

Echemos atrás y conozcamos lo que había ocurrido:

Tana, la mujer de Jenaro Salas, hallábase aquella tarde ensus quehaceres, cuando vio llegar a su niño dando voces de contento. Había encontrado un objeto raro y de bonitos colores.
Era una serpiente bocaracá. La llevaba cogida por el cuello.
La madre tuvo el valor de ahogar un grito y salir moderadamente al encuentro de su hijito, a pedirle que le diera para mirar aquel extraño bejuco; pero el niño tenía ganas de jugar, y echó a correr veredaabajo, llevando la víbora aprisionada en su traviesa mano.
Ella lo siguió, como jugando, mientras oraba con mudos gritos interiores, para que su niño no fuera a tropezar y caer... o para que no acercara su manita libre a la cabeza de la serpiente.
Logró alcanzarlo, cuando se detuvo a la orilla del riachuelo.
La madre llegó donde su niño, cantando una canción que había olvidado....
tracking img