Cuentos hans christian handersen

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5520 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HANS CHRISTIAN ANDERSEN (1805-1875) Hans Christian Andersen nació en la ciudad danesa de Odense, el 2 de abril de 1805, en el seno de una familia de escasos recursos. Su padre era un humilde zapatero y su madre era lavandera. En 1816 falleció su progenitor y Hans, que había sufrido una dura infancia repleta de miseria y con constantes burlas de sus compañeros por su extraño aspecto físico,desgarbado y un tanto afeminado, se marchó a Coppenhague para intentar abrirse camino como cantante, bailarín o actor. En esa época pasó a ser tutelado por Jonas Collin, el director del Teatro Nacional, que le financió su instrucción en Slagelse.

Poco después abandonaría sus primeras intenciones profesionales para centrarse en su carrera literaria, comenzando a redactar poesía y novela.

Andersenpasó a la historia de la literatura gracias a sus cuentos, ideando inolvidables relatos originales y recogiendo antiguas leyendas populares a las que dotó de personalidad propia con su lenguaje coloquial, dotado tanto de emotividad como sentido del humor y mensaje educativo y/o social. Entre sus cuentos se encuentran títulos tan famosos como "La Sirenita", "El traje nuevo del emperador","Pulgarcita", "El soldadito de plomo", "Las zapatillas rojas" o "El patito feo", este último con trazos autobiográficos. También publicó crónicas de sus variados viajes por el mundo, como "Libro de estampas sin estampas"; obras teatrales, como "El mulato"; novelas, como "El improvisador" o "Pedro, el afortunado"; y una autobiografía titulada "La aventura de mi vida".

Su vida sentimental fue bastanteescasa, volcándose en la literatura y acomplejado por su físico desproporcionado.

El amor platónico de Andersen fue la cantante sueca Jenny Lind.

Los últimos años de su existencia los pasó con la familia de Moritz Melchior, un comerciante judío con el que residió hasta su muerte.

El gran Hans Christian Andersen falleció el 4 de agosto de 1875 a causa de un cáncer de hígado. Tenía 70 años.Abuelita

Abuelita es muy vieja, tiene muchas arrugas y el pelo completamente blanco, pero sus ojos brillan como estrellas, sólo que mucho más hermosos, pues su expresión es dulce, y da gusto mirarlos. También sabe cuentos maravillosos y tiene un vestido de flores grandes, grandes, de una seda tan tupida que cruje cuando anda. Abuelita sabe muchas, muchísimas cosas, pues vivía ya mucho antes quepapá y mamá, esto nadie lo duda. Tiene un libro de cánticos con recias cantoneras de plata; lo lee con gran frecuencia. En medio del libro hay una rosa, comprimida y seca, y, sin embargo, la mira con una sonrisa de arrobamiento, y le asoman lágrimas a los ojos. ¿Por qué abuelita mirará así la marchita rosa de su devocionario? ¿No lo sabes? Cada vez que las lágrimas de la abuelita caen sobre laflor, los colores cobran vida, la rosa se hincha y toda la sala se impregna de su aroma; se esfuman las paredes cual si fuesen pura niebla, y en derredor se levanta el bosque, espléndido y verde, con los rayos del sol filtrándose entre el follaje, y abuelita vuelve a ser joven, una bella muchacha de rubias trenzas y redondas mejillas coloradas, elegante y graciosa; no hay rosa más lozana, pero susojos, sus ojos dulces y cuajados de dicha, siguen siendo los ojos de abuelita.

Sentado junto a ella hay un hombre, joven, vigoroso, apuesto. Huele la rosa y ella sonríe - ¡pero ya no es la sonrisa de abuelita! - sí, y vuelve a sonreír. Ahora se ha marchado él, y por la mente de ella desfilan muchos pensamientos y muchas figuras; el hombre gallardo ya no está, la rosa yace en el libro decánticos, y... abuelita vuelve a ser la anciana que contempla la rosa marchita guardada en el libro.

Ahora abuelita se ha muerto. Sentada en su silla de brazos, estaba contando una larga y maravillosa historia.

-Se ha terminado -dijo- y yo estoy muy cansada; dejadme echar un sueñecito.

Se recostó respirando suavemente, y quedó dormida; pero el silencio se volvía más y más profundo, y en su...
tracking img