Cuentos pasionales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 52 (12950 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SELECCIÓN DE RELATOS
(CUENTOS PASIONALES)
Alfonso Hernández Catá

CUENTO DE AMOR

Bastaba ver su pelo de oro mustio, su aire frágil y sus castos ojos azules, para comprender que el amor, al apoderarse de ella, tendría más temblor de alma que de fuego de carne. Hasta las palabras fútiles adquirían, al pasar por sus labios, blandura de caricia: y aun cuando hablara de cosas cotidianas,parecía otorgar o pedir suavemente.
La raza favorecía también la comparación con una Ofelia desterrada de algún parque romántico por la brutalidad de la vida. Al verla por primera vez nadie pensaba que pudiera ser institutriz. Toda ella era candidez y espiritualidad. Unicamente en el cuerpo tenía ángulos.
¿Cuidará usted bien de la niña, fraulein?
Sí, señora.
Queremos que al romper ahablar aprenda los dos idiomas a la vez. No tiene los tres años aun.
Sí, señor, sí. Es preciosa.
Ha venido cuando ya casi no la esperábamos, y es la verdadera dueña de la casa. Si usted se da maña con ella, estará mucho tiempo con nosotros. ¿Tiene usted novio?
Sí, señora. No es de aquí. Es un muchacho serio: un compatriota que conocí en Munich. Puede usted pedir informes de él.
Se lellenó el rostro de rubor al decirlo, mas a través de las pupilas semidesleídas en la blancura de los ojos, la señora vio tanta ingenuidad, que quedó tranquila. Su casa estaba presidida por el amor y no podía negarse a que la servidumbre disfrutara del único don que la iguala a los poderosos: "Con tal que cumpliera a conciencia sus obligaciones... Ni ella ni su marida eran tiranos".
Y la alemanacumplía sus deberes con ese esmero automático de la raza que hace pensar a veces en algo inhumano e infalible. Jamás mostraba la niña en sus vestidos mancha ni arruga. Gracias a sus cuidados la maternidad dejó de exigir a la señora el duro tributo de sacrificio de los primeros tiempos. Ya podía vivir casi como antes ya no era preciso abandonar al esposo ni pasar malas noches ni contener suscaricias de enamorada temerosa de que pudiera interrumpirlas el llanto tierno y pertinaz, como si el fruto del amor se obstinase en no dejar florecer el árbol otra vez.
Poco a poco normas de disciplina rigieron con severidad inflexible la vidita naciente: "Las niñas guapas no se manchan las manos ni se mueven sin ton ni son para que se les deshagan los rizos; las niñas guapas no piden más dulces nimiran con ojos de gula las cosas buenas; las niñas guapas no preguntan dos veces seguidas, las niñas guapas..."
¡Qué difícil resultaba la vida para las pobres niñas guapas! Pero la madre sólo percibía las excelencias del método y pensaba:
En verdad que hemos hecho una adquisición...
Bien puede disculpársele lo del novio, máxime cuando el mozo, de desgarbada traza, se apodera al punto de lasimpatía con su tartamudeo y su aire de bobalicona honradez.
Muchas veces, al entrar o salir, los vieron paseándose frente a la verja del jardín, cogidos de las manos.
Si éstos hubiesen ido a poblar el Paraíso, no tendríamos pecado original - solía decir el marido.
La dama suspiraba mimosa, en respuesta y al pasar bajo la enredadera, de dónde caían frescos susurros, sentía locos renuevosjuveniles:
De seguro que nunca se habrán dado un beso así, ¿verdad?
El idilio de los alemanes llegó a constituir para la casa una diversión. Jamás dos enamorados vieron desarrollarse la complicada madeja del amor en tan dulce paz. Era un amor rubio. Las almas, enlazadas en el deliquio, iban incansables, día tras día, por el camino de las evocaciones. Hablaban de la patria, de su primerencuentro en una tarde llena de fragancias, de cerveza y de música wagneriana en la clara Germania del Sur... Y las naderías, el ir del uno al otro, saturábanse de la esencia de un cariño por completo libre de la bullente escoria sensual.
Viéndolos sonreírse con los ojos tan pálidos y las bocas tan castas, las baladas con que ella dormía a la niña adquirían verosimilitud. Los rigores de la vida...
tracking img