Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1387 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUENTOS CORTOS DEL SIGLO XX AUTORES LATINOAMERICANOSJUAN RULFO
Nos han dado la tierra

Juan Rulfo (
El llano en llamas
)

Desp

s
d
e
tanta
s
hora
s
d
e
caminar
s
in
e
ncontrar ni una
s
ombra d
e
árbol, ni una
se
milla d
e
árbol, niuna raíz d
e
nada,
se
oy
e

e
l ladrar d
e
lo
s

pe
rro
s.
Uno ha cr
e
ído a v
e
c
es
,
e
n m
e
dio d
ees
t
e
camino
s
in orilla
s
, qu
e
nada habría d
esp

s;
qu
e
no
se

p
odría
e
ncontrar nada al otro lado, al final d
e

es
ta llanura rajada d
e
gri
e
ta
s
y d
e
arroyo
s

se
co
s.
P
e
ro
s
í, hayalgo
.
Hay un
p
u
e
blo
.
S
e
oy
e
qu
e
ladran lo
s

pe
rro
s
y
se

s
i
e
nt
e

e
n
e
l air
e

e
l olor d
el humo, y
se

s
abor
e
a
ese
olor d
e
la g
e
nt
e
como
s
i fu
e
ra una
espe
ranza
.
P
e
ro
e
l
p
u
e
blo
es
tá todavía muy allá
.
E
s

e
l vi
e
nto
e
l qu
e
lo ac
e
rca
.
H
e
mo
s
v
e
nido caminando d
es
d
e

e
l aman
e
c
e
r
.
Ahorita
s
on algo a
s
í como la
s
cuatro d
e
la tard
e.
Algui
e
n
se
a
s
oma al cie
lo,
es
tira lo
s
ojo
s
hacia dond
e

es
tá colgado
e
l
s
ol y dic
e:
-Son como la
s
cuatro d
e
la tard
e.
E
se
algui
e
n
es
M
e
litón
.
Junto con él, vamo
s
Fau
s
tino, E
s
t
e
ban y yo
.
Somo
s
cuatro
.
Yo lo
s
cu
e
nto
:
do
s
ad
e
lant
e
, otro
s
do
s
atrá
s.
Miro má
s
atrá
s
y no v
e
o a nadi
e.
Entonc
es
m
edigo
:
"Somo
s
cuatro
.
" Hac
e
rato, como a
es
o d
e
la
s
onc
e
, éramo
s
v
e
intitanto
s
,
pe
ro
p
uñito a
p
uñito
se
han ido d
espe
rdigando ha
s
taqu
e
dar nada má
s
qu
e

es
t
e
nudo qu
e

s
omo
s
no
s
otro
s.
Fau
s
tino dic
e:
-Pu
e
d
e
qu
e
llu
e
va
.
Todo
s
l
e
vantamo
s
la cara y miramo
s
una nub
e
n
e
gray
pes
ada qu
e

p
a
s
a
p
or
e
ncima d
e
nu
es
tra
s
cab
e
za
s.
Y
pe
n
s
amo
s:
"Pu
e
d
e
qu
e

s
í
.
"No d
e
cimo
s
lo qu
e

pe
n
s
amo
s.
Hac
e
ya ti
e
m
p
o qu
e

se
no
s
acabaron la
s
gana
s
d
e
hablar
.
S
e
no
s
acabaroncon
e
l calor
.
Uno
p
laticaría muy a gu
s
to
e
n otra
p
art
e
,
pe
ro aquí cues
ta trabajo
.
Uno
p
latica aquí y la
s

p
alabra
s

se
cali
e
ntan
e
n la boca con
e
l calor d
e
afu
e
ra, y
se
l
e
r
ese
can a uno
e
n la l
e
ngua ha
s
ta qu
e
acaban con
e
l r
es
u
e
llo
.
Aquí a
s
í
s
on la
s
co
s
a
s.
Por
es
o a nadi
e
l
e
da
p
or
p
laticar
.

C
a
e
una gota d
e
agua, grand
e
, gorda, haci
endo un aguj
e
ro
e
n la ti
e
rra y d
e
jando una
p
la
s
ta como la d
e
un
s
alivazo
.

C
a
e

s
ola
.
No
s
otro
s

espe
ramo
s
a qu
e

s
igan cay
e
ndo má
s
y la
s
bu
s
camo
s
con lo
s
ojo
s.
P
e
rono hay ninguna má
s.
No llu
e
v
e.
Ahora
s
i
se
mira
e
l ci
e
lo
se
v
e
a la nub
e
aguac
e
ra corriéndo
se
muyl
e
jos
, a toda
p
ri
s
a
.
El vi
e
nto qu
e
vi
e
n
e
d
e
l
p
u
e
blo
se
l
e
arrima
e
m
p
ujándola contra la
s

s
ombra
s
azul
es
d
e
lo
s
c
e
rro
s.
Y a la gota caída
p
or
e
quivocación
se
la com
e
la ti
e
rra y la d
es
a
p
ar
e
c
e

e
n
s
u
se
d
.

¿Q
uién diablo
s
haría
es
t
e
llano tan grand
e?

¿
Para qué
sirv
e
,
e
h
?
H
e
mo
s
vu
e
lto a caminar
.
No
s
habíamo
s
d
e
t
e
nido
p
ara v
e
r llov
e
r
.
No llovió
.
Ahora volv
e
mo
s
a caminar
.
Y a mí
se
m
e
ocurr
e
qu
e
h
e
mo
s
caminado má
s
d
e
lo qu
e
ll
e
vamo
s
andado
.
S
e
m
e
ocurr
e

es
o
.

De
hab
e
rllovido quizá
se
m
e
ocurri
e
ran otra
s
co
s
a
s....
tracking img