Dalai lama, el arte de la felicidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4181 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dalai Lama, El arte de la felicidad, un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana, Grijalbo Mondadori,
España, 2000.



• Sufrimiento y felicidad: corrido de la mente
• SEM: corazón y cerebro

-Al decir “entrenamiento de la mente” en este contexto, no me estoy refiriendo a la “mente” simplemente como una capacidad cognitiva o intelecto. Utilizo el término más bien más bien en el sentidode la palabra tibetana SEM, que tiene un significado mucho más amplio, más cercano al del “psique” o “espíritu”, y que incluye intelecto y sentimiento, corazón y cerebro. Al imponer una cierta disciplina interna, podamos experimentar una transformación de nuestra actitud, de toda nuestra perspectiva y nuestro enfoque de vida.






Dalai Lama, El arte de la felicidad, un nuevo mensaje paranuestra vida cotidiana, Grijalbo Mondadori, España, 2000, pp. 24-25.
• Sufrimiento y felicidad: corrido de la mente
• SEM: corazón y cerebro


“Hablar de esta disciplina interna supone señalar muchos factores, y quizá también tengamos que referirnos a muchos métodos. Pero en términos generales, uno empieza por identificar aquellos factores que conducen a la felicidad y a los que conducenal sufrimiento. Una vez hecho eso, es necesario eliminar gradualmente los factores que llevan al sufrimiento mediante el cultivo de los que llevan a la felicidad. Ese es el camino.







Dalai Lama, El arte de la felicidad, un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana, Grijalbo Mondadori, España, 2000, pp. 24-25.
• Resultados de los deseos
• Evaluar su resultado positivo o negativoLa satisfacción, por sí sola, no puede determinar si un deseo o acción es positivo o negativo. Un asesino puede experimentar una sensación de satisfacción en el momento de cometer el asesinato, pero eso no justifica su acto. Todas las acciones no virtuosas, como mentir, robar, cometer adulterio, etcétera, son realizadas por personas que en ese momento pueden experimentar satisfacción. La fronteraentre lo negativo y lo positivo de un deseo o una acción no viene determinada por la satisfacción inmediata, sino por los resultados finales, por las consecuencias positivas o negativas.






Dalai Lama, El arte de la felicidad, un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana, Grijalbo Mondadori, España, 2000, pp. 36 y 37.
• Budismo y felicidad
• Budismo de nuevos sentimientos

“Asípues, el primer paso en la búsqueda de la felicidad es aprender. Primero tenemos que aprender cómo las emociones y los comportamientos negativos son nocivos y cómo son útiles las emociones positivas. Tenemos que darnos cuenta de que dichas emociones no solo nos son malas para cada uno de nosotros, personalmente, sino también para la sociedad y el futuro del mundo. Saberlo fortalece nuestradeterminación de afrontarlas y superarlas. Por otra parte, debemos ser conscientes de los efectos beneficiosos de las emociones y comportamientos positivos; ello nos llevará a cultivar, desarrollar y aumentar esas emociones, por difícil que sea: tenemos una fuerza interior espontánea.




Dalai Lama, El arte de la felicidad, un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana, Grijalbo Mondadori, España,2000, p. 44.
• Estado negativo de la mente
• Desarrollo de sentimientos negativos

—Por ejemplo, el odio, los celos, la cólera, son nocivos— explicó el Dalai Lama. Los consideramos estados negativos de la mente porque destruyen nuestro bienestar mental; cuando se abrigan sentimientos de odio o de animadversión hacía alguien, cundo la persona se siente llena de odio o de emociones negativas, todonos parece hostil. La consecuencia es que hay más temor, una mayor inhibición e indecisión, una sensación de inseguridad. Estas cosas al igual, al igual que la soledad, se desarrollan en un mundo que se considera hostil. Todos estos sentimientos negativos se desarrollan debido al odio.





Dalai Lama, El arte de la felicidad, un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana, Grijalbo...
tracking img