De cuadros y de sonrisas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (641 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Siempre me pregunté -además de los que todos se preguntaron desde el siglo XVI (El estilo barroco aristocrático), es decir, ¿qué esconde la sonrisa de La Gioconda?- qué quedaba detrás de ese cuadrocuando estaba pintándolo Leonardo (Leonardo Da Vinci).

Más claramente, no en el cuadro, sino atrás, pero sí pasando por la puerta de su sonrisa. Y mi respuesta, porque todos tenemos una respuestaespecial para cada una de nuestras preguntas más “originales”- era que había una construcción de abismos y retablos con fuego. En esa construcción, estaban parados Leonardo y su amante (De amor y desombra).

Leonardo y su amante, que era su amado transparentemente (Homosexual: natural o de crianza), se abrazaban por fin sin pecar, sin violar esa envoltura tan fina -y esplendorosa- que se bifurcaen lagos en dos lugares de la carne. Allí me parecía que detrás de las vírgenes y de los mantos, de la escenografía renacentista (Renacimiento), mientras entre los mantos un pliegue dibujaba el buitrede la infancia de Leonardo -el buitre que “descubrió” Freud (Freud y El Éxodo)- ellos se abrazaban y se besaban, y también atrás de toda sonrisa, en la profunda realidad (De la visión sistémica delmundo real).

Es anecdótico para mí que algunos científicos estén tratando de ubicar el paradero de quien fue la modelo del cuadro, de la joven, Gioconda. Lo que importa está mucho más lejos, detrásdel cuadro pero también del tiempo, Leonardo es libre y está seguro (La libertad).

Otro cuadro que me hizo pensar en esos rostros: La bordadora

La bordadora, de Vermeer, me hizo soñar con lasheroicas mujeres que con todas las ganas de luchar, se encerraban a tejer mañanitas, a bordar manteles, a hacer los ruedos de las calzas.

Porque el heroísmo era tal: era dar la vida por una vida parasus hombres. Increíblemente, mártirmente.

Y no sólo en la Edad Media, a veces las historias bordearon el siglo XX; tal vez el XXI.

Pero la maravillosa serenidad del rostro de esas mujeres es...
tracking img