De lágrimas e irresponsabilidad estatal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2800 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
De lágrimas y de irresponsabilidad estatal

¿Lloramos en verdad cuando lloramos las muertes del sargento del ejército José Libio Martínez Estrada, y de los integrantes de la policía nacional, el coronel Edgar Yesid Duarte Valero, el mayor Elkin Hernández Rivas y el intendente Álvaro Moreno?

En su columna del Tiempo, del lunes 28 de noviembre, afirma el periodista Mauricio Vargas:“Indignación. Tras la muerte de 'Cano', las Farc son las mismas o incluso peores. Nada para negociar con esos hampones. Lo deja en claro el asesinato a sangre fría de 4 uniformados secuestrados.” Y quién puede negar la indignación que causa una guerrilla que se dijo representante de los valores de cambio social, dejando al garete la vida de sus prisioneros de guerra; que desconoce el máselemental humanismo, no liberando sin más condiciones a los miembros del ejército y la policía, secuestrados desde hace ya más de 12 años. ¿Cómo puede un grupo humano olvidar la misericordia para con las familias de estos oficiales, de las cuales, algunos de sus hijos, ni siquiera conocen a sus padres?

No hay duda, las Farc han cometido un crimen de guerra; no han protegido las vidas de sus“retenidos”, como los obliga el Derecho Internacional Humanitario. Sin embargo mi comentario no apunta a señalar la pérdida de una ética guerrera de las Farc, clara desde el momento en que quedó presa de las formas estalinista, que en su momento llevaron a la diversificación de los grupos guerrilleros en Colombia. Tampoco apunta a repetir, aunque tampoco sobra, la deslegitimación de la idea de que con laviolencia se logran los cambios y reformas que se requieren, pues nos parece un horror que se vuelve una carnicería que no permite, bajo la férrea guillotina de la homogeneización, la crítica, la diversidad, la variopinta capacidad de hacer cambios de los diversos grupos y etnias de un país como Colombia. Ahora mismo hemos valorado con entusiasmo a los miles de jóvenes universitarios que conprocedimientos alternativos y no violentos, incidieron en el retiro del gobierno de una reforma de la Ley de educación superior que no aumentaba en verdad el presupuesto hasta los niveles necesitados ni contemplaba un pensamiento de lo que es y debe ser la universidad pública para el siglo XXI.

Mi comentario apunta a lo siguiente: ¿qué hacen el establecimiento, el gobierno de turno, losmedios y los comentaristas de turno con esa valoración de las acciones de las Farc?

Estamos obnubilados. El legado de la modernidad, en cuanto a la legalidad del arresto de quienes están por fuera de la ley, es decir, el valor de los derechos de los detenidos, ha sido tirado al sifón. EEUU mata a Ben Laden en un confuso asalto y ni siquiera entrega su cuerpo a sus querientes y dolientes–porque, gústenos o no, los tiene–; Gadafi es asesinado como un perro, bajo la norma de la venganza impulsada por la OTAN y no es juzgado bajo las reglas beduinas de las arenas del desierto; Alfonso Cano es ejecutado sin que merezca el más mínimo juicio por sus acciones que lo llevaron, de los libros al monte y a la ilusión de una revolución que se volvió una involución hacia la barbarie y la pérdida delecturas agudas sobre lo que pasa en la sociedad colombiana.

La misma obnubilación nos ata en general ante los secuestrados por las Farc, que estos consideran “retenidos”. Del horror de las Farc, del fracaso del Caguán, lugar en el que hace unos 10 años Colombia mostró su incapacidad para negociar, porque se nos ha vendido, que las únicas responsables de este fracaso fueron las Farc, locual es cierto, pero se nos niega que, de otro lado, el establecimiento colombiano quemó hábilmente por entonces uno de sus últimos cartuchos de negociación con la Farc. Colocó, para esta negociación, a los más ineptos, a los más sofisticados miembros de una intelectualidad letrada, casi siempre un reducto de conservadores “avanzados”, es decir, urbanos e ignorantes del mundo rural y de las...
tracking img