De la condición natural del género humano, en lo que concierne a su felicidad y su miseria. segundo ensayo sobre el gobierno civil.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1203 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
De la condición natural del género humano, en lo que concierne a su felicidad y su miseria.
Segundo ensayo sobre el gobierno civil.
La existencia del hombre se atribuye a un ser todopoderoso llamado Dios, quien además de dotarlo de grandes aptitudes, también le concedió una serie de cualidades con las que tendría que lidiar para cumplir con sus objetivos. A continuación, se desarrollará lapropuesta que presenta John Locke (1632-1704) en su escrito “Segundo ensayo sobre el gobierno civil” acerca del origen del gobierno y su relación con la ley divina impuesta por un Dios, al igual que la propuesta presentada por Thomas Hobbes (1588-16679) en el capítulo trece de la que bien es considerada como su obra máxima, me refiero al “Leviatán”, pues hace hincapié al igual que Hobbes, e lacreación de una ley capaz de regular el comportamiento del hombre para la preservación de su especie.
Cómo puede hablarse de una historia de gobierno cuando el mismo Adán, quien fue el primer hombre creado por Dios, no tuvo poder alguno sobre sus descendientes o sobre el mundo que habitó. Si no fue así, no se tienen registros de que sus herederos hayan ejercido un poder sobre ellos, de locontrario, no existía heredero legítimo y por tanto, no existía derecho de sucesión ni derecho a detentar el gobierno.
“El dominio privado y la jurisdicción paternal de Adán” considerada como la fuente del poder en todas las naciones bien no podría existir, pues en caso de que todo lo anterior fuera real, no existen pruebas que demuestren quien es el heredero legítimo de Adán, ya que todos losgobernantes luchan por un poder que tal vez ni siquiera les pertenece. Ahora, el poder puede ser considerado como una lucha entre los hombres haciendo uso de toda su fuerza y violencia con tal de conseguir el dominio sobre los demás, olvidándose por completo del verdadero significado del poder político, el derecho de dictar leyes, incluyendo la pena de muerte y todo, a favor del bien público.Entonces, para comprender realmente cuál es el origen del poder político, es necesario saber cuál es el estado en el que se encuentra naturalmente el hombre; en un estado de libertad, es decir, decidir sin depender de la voluntad de otro, o en un estado de igualdad, en donde nadie es más que otro pues todos han nacido para disfrutar de la naturaleza al igual que para usar las mismas facultades. Eseste último estado, el que marca una gran obligación entre los hombres, el amarse, y es este lazo el que da pie a deberes como la justicia y la caridad, según Richard Hooke, un eclesiástico de la Reforma y teólogo de la Iglesia Angelicana.
En cambio, estos dos estados que para Locke son la causa de los lazos afectivos entre los hombres, para Hobbes no son más que la causa de la destrucciónentre los hombres pues, mientras la libertad permite al hombre decidir por sí mismo, a la vez le permite actuar sin razón al no estar sujeto a uno ley que lo obligue a comportarse sin hacer daño a los otros. Por otra parte, la igualdad es el factor principal de la guerra entre los humanos. El autor del “Leviatán” sostiene que es cierto que todos los hombres son iguales por naturaleza sin embargo,esa igualdad los orilla a la desconfianza, haciéndolos caer en frecuentes estados de guerra, los cuales también son retomados por Locke.
Retomando los principios de John, éste establece que a pesar de contar con tal libertad, el hombre no posee ningún derecho de destruir al otro o a sí mismo, pues tiene como obligación el preservar su especie y para conseguirlo, cada uno debe respetar alotro de lo contrario puede ser castigado por otro hombre.
Así, por naturaleza, cada hombre tiene poder y obligación en el otro hombre, pero no en gran medida, pues siempre estará por encima la ley natural, aquella que asegura la paz, la seguridad y la conservación de la especie. De cualquier forma, el hombre cuenta con la posibilidad de castigar el crimen con el fin de evitar que se repita...
tracking img