De la fenomenología existencial a la comunicología

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4324 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE LA FENOMENOLOGÍA EXISTENCIAL A LA COMUNICOLOGÍA
Por María Rosalía Garza
Número 64
 
Resumen
En el artículo se exploran las raíces del pensamiento existencial y fenomenológico que han llegado al estudio de las interacciones en el diario vivir (comunicación interpersonal) a través de la psicología fenomenológica existencial, también llamada existencial-humanista. Se toman los aportes mássignificativos de la Doctrina de la Existencia (Existencialismo) de Kierkegaard, de la fenomenología de Bretano y Husserl y de la conjunción fenomenológica-existencial desarrollada por Heidegger. Asimismo se describen dos de las teorías psicológicas más influyentes, que desde este enfoque, brindan elementos clave al estudio de las interacciones intersubjetivas.
De la fenomenología existencial ala comunicología.
María Rosalía Garza Guzmán
Antes de que la ciencia se nombrara “ciencia” y se constituyera para muchos científicos como -el único camino legítimo para la búsqueda del conocimiento-, el ser humano ya se comunicaba y seguramente se cuestionaba al respecto, teniendo constancia histórica de ello desde los primeros tiempos del pensamiento filosófico.

En antiguos escritos semanifiesta cómo desde los tiempos de los antiguos griegos los filósofos se preguntaban acerca de cómo llega el ser humano a conocer el mundo, cuyo empeño en responder tal cuestionamiento se conoce como epistemología, de los términos griegos episteme, conocimiento, y logos, discurso o razón.” (Leahey, 1997: 29).
Y, desde los albores de la búsqueda del conocimiento se identifica el interés pordesentrañar el proceso de la comunicación humana, como se observa en el modelo retórico de la comunicación desarrollado por  Aristóteles desde el siglo IV A.C.
En el largo camino recorrido desde los cuestionamientos filosóficos de Sócrates hasta nuestros días, la búsqueda del conocimiento ha transitado por diversos caminos y experimentado estadios importantes, como es el “redescubrimiento de conocimiento”entre los siglos XVI y XVII a partir de Copérnico, Galileo Galilei, Newton, Bacon, Kepler y Descartes (Bonilla citado por García, 2006: 19), originando la noción moderna de la ciencia, que surge del intento por “desarrollar un conocimiento secular sistemático sobre la realidad que tenga algún tipo de validación empírica”.
Esto fue lo que adoptó el nombre de scientza, que significaba simplementeconocimiento, o más bien, amor al conocimiento” (Wallerstein, 1999: 4), “intentando legitimar y priorizar la búsqueda científica de las leyes de la naturaleza, sin hacer distingos entre la ciencia y la filosofía, tomándolos como aliados en la búsqueda del conocimiento” (Wallerstein, 1999: 7).
Visión clásica de la ciencia que fue construida sobre dos premisas, por un lado, el modelo newtoniano queestablece que hay una simetría entre el pasado y el futuro y que al igual que Dios, podemos alcanzar certezas, y por lo tanto no necesitamos distinguir entre el pasado y el futuro puesto que todo coexiste en un presente eterno. Y por el otro, el dualismo cartesiano que sostiene la existencia de una distinción fundamental entre la naturaleza y los seres humanos, entre la materia y la mente, entreel mundo físico y  el social y espiritual (Wallerstein, 1999).
Conforme el trabajo empírico y experimental fue tomando cada vez más relevancia para la ciencia, la filosofía parecía, ante los científicos naturales, cada vez más como un “mero sustituto de la teología, igualmente culpable de afirmaciones a priori de verdades imposibles de poner a prueba”,  lo cual conlleva que, ya para los primerosaños del siglo XIX,  la división del conocimiento es tal que se establecería a la ciencia natural como “ciencia”, y estaría más claramente definida que la otra alternativa, “para la cual el mundo nunca se ha puesto de acuerdo en un nombre único. A veces llamada las artes, a veces las humanidades” (Wallerstein, 1999: 8; Wallerstein, 1997).
En la medida en que estos dos mundos se separaban...
tracking img