De la nuca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (446 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pésame Argentina

Desde un rincón apartado del orbe puedo ver a la Argentina jugar con su albedrío, rayar en los papeles de la historia el boceto de la utopía y el desatino. Sembrar sobre eldestino las esperanzas en lo que no queda, pisar fuerte sobre un pasado muerto que no para de nacer.
La Argentina, un letargo de resurrecciones, una quimera semidormida a los pies del gran imperio, unamancha en el mapa, que baila sin remedio sobre un sueño de democracia titubeante. Un país al que le sobran ideales, pero de hacedores poco se conoce.
Por supuesto que las negligencias nunca fueron mías.Por supuesto que la culpa es de los gobernantes, o es el sistema, o es la suerte que se esfuma entre mis manos. Por supuesto, soy argentina.
La tendiente fuga frente a los problemas, laimpasibilidad del ser, el extravío existencial, el hambre de poder insaciable, la creciente animalización social (el instinto por encima de la razón), son características ineludibles de un país que condena, queesquiva, y que está tan ciego de ver, como desorientado de caminos por recorrer.
Saboreamos el éxito con la lengua vendada de desconfianza. Miramos de reojo pasar los días, oscilando entre las celdasde la ley y el basto libertinaje. Todos juntos degustamos el banquete de la impotencia mientras saboteamos la realidad con una pizca de falacia piadosa. “En tiempos donde nadie escucha a nadie, entiempos donde todos contra todos, en tiempos egoístas y mezquinos, en tiempos donde siempre estamos solos”; así pintó sutilmente Fito Páez las blasfemias de los tiempos modernos.
Las divergencias sontan grandes como la densa población que ya no cabe, como la inflación que vacía los bolsillos de la gente, como el escepticismo que inunda nuestros corazones, como la verdad que nadie tiene, como lanarcosis, la última esperanza negra, como la incertidumbre y la desocupación, como el miedo a la noche del mañana, como las heridas que aún no cierran, como la paz que nadie encuentra.
Sumidos en un...
tracking img