De los delitos y de las penas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 47 (11701 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE LOS DELITOS
Y LAS PENAS

POR CESARE BECCARIA



EL SISTEMA PENAL EN EL ANTIGUO REGIMEN.

En el siglo XVIII la sociedad estaba dividida por las clases tres grandes clases sociales como la Nobleza, la Iglesia y el tercer estado donde se situaba la gente mas humilde y la burguesía, es sistema político era la monarquía absolutista donde se decíaque el monarca era elegido por Dios; en esta sociedad existían privilegios los pertenecientes a la nobleza y a la iglesia tenían unos privilegios que los ciudadanos del tercer estado nunca llegarían a alcanzar, no existía una di-visión de poderes que se concentraban en el monarca, las diferencias en el poder judicial existían muy diferenciadas ya que los nobles no podían ser juzgados por susinferiores, la mayor parte de la población no tenían derechos políticos ni se-guridad individual o colectiva. En los estados señoriales los propietarios mantenían el control jurídico de sus tierras que tenían capacidad para condenar a muerte a sus siervos y mantener el orden.

En Roma la pena de muerte apenas existía y la tortura estuvo suprimida durante largo tiempo, aunque solo para los ciudadanosromanos, desde el fin del Imperio Romano estas costumbres volvieron a introducirse y los hombres e mostraron extremadamente fértiles en la invención de torturas. Bajo la influencia del cris-tianismo la justicia humana se configuro sobre el modelo de divina, la justicia de Jehová que actúa sobre los malos de un modo insolasyable y con extrema severi-dad. El rey ejerce esa justicia sobre sussúbditos de un modo implacable y delega en los jueces el derecho de juzgar que dios le ha concedido, no existen leyes fijas y determinadas para castigar los delitos y a menudo se castiga sin que exista si-quiera ley. La ley no proporciona a los acusados ninguna garantía ni protección, los delitos son imputados de forma arbitraria , se castiga con penas terribles como confiscación parcial o total debienes, destierro, látigo, infamia. La prisión no se consideraba como una pena, pero esto no quiere decir que no se utilizara muy fre-cuentemente, Las prisiones eran abundantes y en ellas se hacinaban los acusados pendientes de juicio, los deudores insolventes, los locos, los condenados que esperaban la ejecución de su sentencia,... la detención tenia una duración in-determinada y arbitraria y encasos frecuentes los detenidos consumían su vida esperando salir de la prisión sin que se les diera ninguna precisión sobre cual se-ria su suerte. Las penas de galeras eran muy frecuentes durante un largo periodo de tiempo, aquí no se toleraba la pereza, ni la fatiga, ni el agotamiento, ni la en-fermedad es uno de los castigos mas duros que el hombre haya podido infligir a otros hombres.
Lasmutilaciones fueron usuales en determinadas épocas, se cortaba al condenado la mano, la nariz, las orejas, la lengua,... pero en el siglo XVIII empezaron a caer en desuso. La pena de muerte se aplicaba incluso para delitos en los que hoy se condenaría con varios meses o semanas de reclusión, en Inglaterra en deter-minados periodos todo robo por pequeño que fuera se pagaba con la vida.
En los crímenesordinarios se condenaba a la horca a los plebeyos u a la decapi-tación a los nobles, para crímenes como el parricidio, envenenamientos, incendios y delitos contra natura se quemaba vivo al delincuente o se le enterraba vivo, se le cortaba en trozos o se le cocía en aceite. La variedad de muertes era tan infi-nita y solo era comparable con las torturas que sufría el condenado antes de la ejecución dela condena.
La tortura era de dos tipos, la ordinaria destinada a obtener información del condenado como la confesión del crimen y la extraordinaria que se administraba antes de la ejecución de la pena con el fin de que el condenado denunciara a sus cómplices. Estos procedimientos de justicia fueron utilizados hasta el siglo XVIII.
El que era acusado de traicion al Rey se el arrancaba el...
tracking img