De los delitos y de las penas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 129 (32133 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tratado de los delitos y de las penas
2003
Cesar Becaria
Primera edición
01/11/2003

Índice

Presentación de Chantal López y Omar Cortés.
Al lector.
Introducción.
Origen de las penas y Derecho de penar.
Consecuencias.
Interpretación de las leyes.
Obscuridad de las leyes.
De la detención.
Indicios y formas en los juicios.
De los testigos.
Acusaciones secretas.
Preguntassugestivas. Disposiciones.
De los juramentos.
Del tormento.
Procesos y prescripciones.
Atentados, cómplices, impunidad.
Mitigación de las penas.
De la pena de muerte.
Bando y confiscaciones.
Infamia.
Prontitud de la pena.
Certidumbres de las penas. Gracias.
Asilos.
De poner a precio la cabeza de los reos.
Proporción entre los delitos y las penas.
Medida de los delitos.
División de losdelitos.
Delitos de lesa majestad.
Delitos contra la seguridad de los particulares. Violencias. Penas de los nobles.
Injurias al honor.
De los duelos.
Hurtos.
Contrabandos.
De los deudores.
De la tranquilidad pública.
Del ocio político.
Del suicidio y de los emigrantes.
Delitos de prueba difícil.
De un género particular de delitos.
Falsas ideas de utilidad.
Del espíritu de familia.
Elfisco.
Cómo se previenen los delitos.
Conclusión.

Presentación

César Bonesana, Marqués de Beccaria, mejor conocido como César Beccaria (1735-1794), alcanzó la gloria en el campo del derecho con su notabilísima obra Tratado de los delitos y de las penas, misma que ha sido traducida a infinidad de idiomas.
Curiosamente el primer libro que escribió César Beccaria en 1762, abordaba un tema decarácter mercantil relacionado con los desórdenes que el monetarismo generaba, pero, en mucho debido a la influencia de dos amigos suyos, los hermanos Pedro y Alejandro Verri, fue que se interesó por irse adentrando en el terreno de la en aquéllos tiempos llamada, Práctica criminal, que no era más que una especie de almanaque de derecho consuetudinario de prácticas y costumbres, que servía debase para entender todo lo relacionado con los juicios de orden penal.
El medianamente comprender ese auténtico laberinto de conceptos antiquísimos que servían de base al criterio francamente escalofriante que sobre el derecho penal privaba, llevóle un considerable tiempo, pero la ayuda, explicaciones y consejos de los hermanos Verri sirviéronle mucho para ir poco a poco entendiendo esa madeja dedisposiciones y contradisposiciones que en muchos casos se contradecían. Así, César Beccaria tardaría un poco más de un año en escribir la obra que a la postre le daría renombre universal, Tratado de los delitos y de las penas.
Finalmente su libro aparecería publicado en el mes de julio de 1764 logrando un enorme éxito, puesto que en dos años se hicieron cuatro ediciones.
César Beccaria moriría el24 de noviembre de 1794, legando a la humanidad su magistral libro que en mucho serviría para sentar los mínimos criterios de certidumbre y claridad que siempre deben estar presentes en el derecho penal.
Chantal López y Omar Cortés

Al Lector
Algunos restos de la legislación de un antiguo pueblo conquistador, compilada por orden de un príncipe que reinaba hace doce siglos en Constantinopla,envueltos en el fárrago voluminoso de libros preparados por obscuros intérpretes sin carácter oficial, componen la tradición de opiniones que una gran parte de Europa honra todavía con el nombre de Leyes; y es cosa tan funesta como general en nuestros días, que una opinión de Carpzovio, una antigua costumbre referida por Claro, un tormento ideado con iracunda complacencia por Farinaccio, sean lasleyes a que con obediencia segura obedezcan aquéllos que deberían temblar al disponer de las vidas y haciendas de los hombres. Estas leyes, reliquias de los siglos más bárbaros, vamos a examinarlas en este libro en aquélla de sus partes que se refiere al derecho criminal; y los desórdenes de las mismas osaremos exponérselos a los directores de la felicidad pública con un estilo que deje al vulgo...
tracking img