De Los Delitos y Las Penas, Marqués De Beccaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 5 (1117 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 10 de septiembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La felicidad mqyor colocada en el mayor número debiera
ser el punto a cuyo centro se dirigiesen las acciones de la
muchedumbre.

Dichoso yo, si
pudiese como él, obtener las gracias secretas de los retirados
pacíficos secuaces de la razón, y si pudiese inspirar
aquella dulce conmoción con que las almas sensibles responden
a quien sostiene los intereses de la humanidad.

Los hombresSacrificaron por eso una parte de la libertad para gozar
la restante en segura tranquilidad.
El agregado de todas
estas pequeñas porciones de libertad posibles que cada individuo cede al depósito público forma el derecho
de castigar: todo lo demás es abuso, y no justicia;
es hecho, no derecho.
La primera consecuencia de estos principios es que
sólo las leyes pueden decretar las penas de losdelitos; y
esta autoridad debe residir únicamente en el legislador,
que representa toda la sociedad unida por el contrato social.
Es, pues, necesario, que un tercero juzgue de la verdad
del hecho; y veis aquí la necesidad de un magistrado, cuyas
sentencias sean inapelables, y consistan en meras aserciones
o negativas de hechos particulares.
Esta es la física y real autoridad
de las leyes.¿Quién será, pues, su legítimo intérprete? El
Soberano; esto es, el depositario de las actuales voluntades
de todos, o el juez, cuyo oficio sólo sea examinar si tal
hombre haya h&ho no un acción que les sea contraria.

En todo delito debe hacerse por el juez un silogismo
perfecto. Pondi.áse como mayor la ley general ; por menor
la acción, conforme o no con la ley, de que se inferirá porconsecuencia la libertad o la pena. Cuando el juez par fuerza
o voluntad quiere hacer más de un silogismo, se abre
la puerta a la incertidumbre.
No hay cosa tan peligrosa como aquel axioma común,
que propone por necesario consultar el espíritu de la ley.

Interpretación del juez: inestable y subjetiva, hace que los castigos de un mismo crímen sean distintos.
Un desorden que nace de la rigurosa yliteral obst?:*-
vancia de una ley penal, no puede compararse con los
desórdenes que nacen de la interpretación.

No sólo es interés común que no se cometan delitos,
pero aún lo es que sean menos frecuentes, a proporción
del daño que causan en la sociedad. Así, pues, más fuertes
deben ser los motivos que retraigan los hombres de los
delitos, a medida que son contrarios al bien público, y amedida de los estímulos que los inducen a cometerles.
Debe por esto haber una proporción entre los delitos y
las penas.

acciones opuestas al bien público, que
se llaman delitos,

Las reflexiones precedentes me conceden el derecho de
#irmar que la verdadera medida de los delitos es el daño
he&o a la sociedad, y por esto han errado los que creyeron
serlo la intención del que los comete.de dolor; y que solo entre todos los seres
obra sin relación? La gravedad del pecado depende de la
impenetrable malicia del corazón. Esta no puede sin revelación
saberse por unos seres limitados : i cómo, pues, se la
tnmará por norma para castigar los delitos? Podrán los
hombres en este caso castigar cuando Dios perdona, y
perdonar cuando castiga.
~ e m o vai sto que el daño hecho a lasociecEad es Ia verdadera
medida de los delitos.
Algunos delitos destruyen inmediatamente la sociedad
o quien la representa; otros ofenden la particular seguridad
de alguno o algunos ciudadanos en la vida, en los bienes
o en el honor; y otros son acciones contrarias a lo que cada
uno está obligado de hacer o no hacer, según las leyes respecto
del bien público. Los primeros, que por másdañosos
son los delitos mayores, se llaman de les& Majestad.La opinión que cualquiera de éstos debe tener de poder

hacer todo aquello que no es contrario a las leyes, sin temer
otro inconveniente que el que puede nacer de la acción misma,
El fin de la pena no es otro que impedir al
reo causar nuevos daños a sus ciudadanos, y retraer los
demás de la comisión de otros iguales.
¿Cuál es el fin...
tracking img