Declaracion del acta de independencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2217 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]skip to main | skip to sidebar

Reivindicar la historia

DEBEMOS HACER RESONAR LAS CAMPANAS DE LA HISTORIA PARA RECORDARNOS QUE ALGUNA VEZ (1958-1998) EL PUEBLO DE VENEZUELA EXISTIÓ COMO UNA REPÚBLICA CIVIL, EN LA CUAL LA JUSTICIA, LA RAZÓN Y LA AMISTAD CÍVICA FUERON LOS PILARES DE NUESTRA CONVIVENCIA PACÍFICA.
[pic]
[pic]
Firma del Pacto de Puntofijo (Caracas, 31 de octubre de 1958)[pic]

Democracia como forma de vida

LA PERMANENCIA DEL ORDEN REPUBLICANO NO ES UNA GRATUIDAD HISTÓRICA. TAMPOCO ES CONSECUENCIA DE UNA DECLARACIÓN FORMAL, DE UNA VIVENCIA APARENCIAL DE PRINCIPIOS. POR EL CONTRARIO, ES FRUTO DE UNA ACEPTACIÓN HONDA Y SINCERA DE LOS PRINCIPIOS DE LA DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL POR PARTE DE TODOS LOS COMPONENTES SOCIALES, PERO ESPECIALMENTE DE AQUELLOS ENQUIENES RECAE LA RESPONSABILIDAD DIRECTA DE CREAR LAS CONDICIONES EXISTENCIALES DE LA VIDA REPUBLICANA. SON PRINCIPIOS QUE NADA TIENEN QUE VER CON LA IDEOLOGÍA NI CON LA VOLUNTAD AUTOCRÁTICA DE PODER. O DICHO DE OTRO MODO: SON PRINCIPIOS QUE SÓLO PUEDEN SUBSISTIR SI LA IDEOLOGÍA SE AHOGA EN LA VERDAD Y LA VOLUNTAD AUTOCRÁTICA DE PODER EN LA RAZÓN.

Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela[pic]
Acta solemne de Declaración de Independencia de la República de Venezuela

En el nombre de Dios Todopoderoso

"Nosotros, los representantes de las Provincias Unidas de Caracas, Cumaná, Barinas, Margarita, Barcelona, Mérida y Trujillo, que forman la Confederación Americana de Venezuela en el continente meridional, reunidos en Congreso, y considerando la plena y absoluta posesión denuestros derechos, que recobramos justa y legítimamente desde el 19 de abril de 1810, en consecuencia de la jornada de Bayona y la ocupación del trono español por la conquista y sucesión de otra nueva dinastía constituida sin nuestro consentimiento, queremos, antes de usar de los derechos de que nos tuvo privados la fuerza, por más de tres siglos, y nos ha restituido el orden político de losacontecimientos humanos, patentizar al universo las razones que han emanado de estos mismos acontecimientos y autorizan el libre uso que vamos a hacer de nuestra soberanía.

No queremos, sin embargo, empezar alegando los derechos que tiene todo país conquistado, para recuperar su estado de propiedad e independencia; olvidamos generosamente la larga serie de males, agravios y privaciones que el derechofunesto de conquista ha causado indistintamente a todos los descendientes de los descubridores, conquistadores y pobladores de estos países, hechos de peor condición, por la misma razón que debía favorecerlos; y corriendo un velo sobre los trescientos años de dominación española en América, sólo presentaremos los hechos auténticos y notorios que han debido desprender y han desprendido de derecho aun mundo de otro, en el trastorno, desorden y conquista que tiene ya disuelta la nación española.

Este desorden ha aumentado los males de la América, inutilizándole los recursos y reclamaciones, y autorizando la impunidad de los gobernantes de España para insultar y oprimir esta parte de la nación, dejándola sin el amparo y garantía de las leyes.

Es contrario al orden, imposible al gobiernode España, y funesto a la América, el que, teniendo ésta un territorio infinitamente más extenso, y una población incomparablemente más numerosa, dependa y esté sujeta a un ángulo peninsular del continente europeo.

Las sesiones y abdicaciones de Bayona, las jornadas del Escorial y de Aranjuez, y las órdenes del lugarteniente duque de Berg, a la América, debieron poner en uso los derechos quehasta entonces habían sacrificado los americanos a la unidad e integridad de la nación española.

Venezuela, antes que nadie, reconoció y conservó generosamente esta integridad por no abandonar la causa de sus hermanos, mientras tuvo la menor apariencia de salvación.

América volvió a existir de nuevo, desde que pudo y debió tomar a su cargo su suerte y conservación; como España pudo...
tracking img