Decreto de la desamortizacion de mendizabal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1051 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COMENTARIO

El texto propuesto para comentar es un fragmento (preámbulo) de la Ley desamortizadora que promulgó Mendizabal en 1836. A través de ella se pretende un triple objetivo: sanear la arruinada hacienda, crear un base social favorable al liberalismo y cercenar el poder de la Iglesia. Para la realización del comentario seguiremos los siguientes pasos: localización del texto, análisis delmismo y contextualización. Finalizaremos con unas breves conclusiones, señalando la importancia que tuvo el texto

1.- LOCALIZACIÓN

Naturaleza del texto: por su forma es narrativo (subjetivo); por su origen es una fuente histórica (o primaria) y por su contenido es político y económico. Autoría: individual (aunque formalmente está firmado por la Reina-Gobernadora, María Cristina de Borbónmadre de Isabel II, fue redactado por Juan Álvarez Mendizábal, banquero y hombre de negocios y figura emblemática del liberalismo progresista. Datación: el 21 de febrero de 1836. Destinatario: privado (la Reina Gobernadora). Tema: razones por las que el destinatario debe aprobar la Ley de desarmotización. Ideas: coinciden con los diferentes argumentos.

2.- ANÁLISIS

El texto contiene dospárrafos que hacen referencia a dos grandes ideas: motivos por los que se debe llevar a cabo la venta de los bienes incautados y beneficios que ello causaría. Ambos hacen referencia a la venta de unos bienes que han “venido a ser propiedad de la nación” (párrafo primero) o “adquiridos ya por la nación” (párrafo segundo). A fuer de ser sinceros debemos decir que ni llegaron por donación ni fueronadquiridos. Son bienes de algunas instituciones religiosas que desde los decretos de 1835 fueron suprimidas (Inquisición, Compañía de Jesús, monasterios y conventos de menos de 12 profesos, y supresión y reforma de algunas monasterios y conventos). Tras su supresión, sus bienes pasaron a ser propiedad de la nación. Lo que pretende Mendizábal es venderlos y, para ello, precisa la autorización de la ReinaRegente (o Gobernadora).

En el párrafo primero esgrime una serie de motivos por los que se justificaría dicha venta. Se señalan los siguientes: “cumplir una promesa solemne” (haciendo referencia a la ideología liberal), “dar una garantía positiva a la deuda nacional ” (auténtico problema derivado de una ineficaz política fiscal y, sobre todo, de los gastos relacionados con la guerra carlista),“abrir una fuente abundantísima de felicidad pública”, “vivificar una riqueza muerta” (relacionada con las múltiples posesiones agrarias que habían acumulado muchos conventos y monasterios y que no eran trabajadas y, por ello, improductivas), “desobstruir los canales de la industria y de la circulación” (necesidad de capital para comenzar el proceso de industrialización en el que España iba conmucho retraso), “apegar al país por el amor natural y vehemente a todo lo propio”, ensanchar la patria, crear nuevos y firmes vínculos que liguen a ella… Concluyendo con ” es, en fin, identificar con el trono excelso de Isabel II, es un elemento de animación, de vida y de ventura para España. Es, si puedo explicarme así, el complemento de su resurrección política”. Un elenco, en fin, demotivaciones económicas, sociales, sentimentales y políticas tendentes a inclinar el ánimo de Mª Cristina a firmar el Decreto.
El segundo de los párrafos es, diríamos, más de lo mismo insistiendo en algunas de las razones ya expuestas. En este caso se señalan dos beneficios: “minorar la fuerte suma de la deuda pública” (deuda que, como hemos señalado en el párafo anterior, derivaba de la mala gestión fiscaly de los gastos derivados del desarrollo de la I Guerra Carlista que, en aquellos momentos, estaba en pleno auge) y “crear una copiosa familia de propietarios” (nuevo argumento utilizado por Mendizabal tendente a sumar a la causa isabelina a quienes, teniendo capital -burguesía y campesinado rico- puedan emplearlo en la compra de los bienes que se pongan en venta y que, con gran lógica,...
tracking img