Defenza del mundo andino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2252 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARGUEDAS: EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS.
(Fundamenta en la obra: “Los ríos profundos”)
Después de un largo y profundo silencio, creí oír, los murmullos de alguien que susurraba suavemente entre mis alborotados cabellos. Alzo la mirada sobresaltada y ante mí “… un bosque de ceras ardía delante del Señor. El Cristo aparecía detrás del humo, sobre el fondo del retablo dorado, entre columnas yarcos en que habían tallado figuras de ángeles, de frutos y de animales…”; parecía llamarme, concentre mi atención en la figura de su rostro, pero, no era aquella te tenía guardada en mi imagen, de la novela que hace unos días acaba de leer: “…el rostro del Crucificado era casi negro, desencajado, como el del pongo…”. Y siempre que había entrado a todas las iglesias de Huaraz, no había entro unrostro de Cristo, como el que describe José María Arguedas, en su novela: “Los ríos profundos”, ese Cristo que sintetizara: “El encuentro de dos mundos”; e imaginaba cómo sería ese Crucificado que se parecía al pongo, ya que a mí alrededor, también veía muchos rostros casi negros, quemadas por el fuerte sol del día y de las noches frías de helada que cae en nuestro medio. Estos elementos y otrasmás que encontré en la novela me animaron a desarrollar este breve ensayo en los que argumentare con citas textuales del autor, “El encuentro de dos mundos”, las cuales se dieron y que aún hoy, en pleno siglo XXI; todavía las vivimos y en las que muchas de las veces dejamos de lado a uno de esos mundos, que por lo general es nuestro mundo andino, el indígena, que va muriendo, que va quedandorezagado y en el olvido. Lo que causa, más pena y profundo dolor en el alma, es ver que muchos jóvenes y estudiantes, nos sintamos avergonzados de nuestras raíces, de nuestro idioma (ya que muy pocos hablan y comprenden el quechua) de nuestras tradiciones y costumbres, muchos de nosotros ya no bailamos el huayno, no sabemos ejecutar la quena, ni muchos menos hacer bailar un Zumbayllu.
Sinosotros leemos la obra y la analizamos a profundidad, observaremos claramente que en el personaje de Ernesto, se da la síntesis del “encuentro entre los dos mundos”. Este muchacho, que a pesar de tener los rasgos físicos de una raza blanca, siente que por sus venas recorre un profundo amor, por la raza indígena y que a su vez siente pertenecer a ella y que busca en cada momento revalorizarla consus ideales y sobre todo con sus actos; tal como a continuación paso a detallar de entre muchos de los pasajes, algunos hechos específicos:
En capítulo: “El viejo”; cuando van llegando al Cuzco, Ernesto siente que algunas de las piedras tienen vida: “…En la oscura calle, en el silencio, el muro, parecía vivo; sobre la palma de mis manos llameaba la juntura de las piedras que había tocado…”pasajes más adelante reafirma esta idea cuando le dice a su padre: “….-papá- le dije- Cada piedra habla…”, estas muestras de prosopopeya que resalta Arguedas en su novela, son elementos naturales de nuestra convivencia en el mundo andino, donde nuestros antepasado han guardo profundo respeto por los elementos de la naturaleza, otorgándoles espíritu e inteligencia y convirtiéndolos en protectoresdel hombre justo y horado, de aquel que hacía el bien y que castigaba al que estaba actuando mal; como por ejemplo: el Apurimac (Dios que habla) o el Sacsayhuaman que era águila protectora de la ciudad.
En el segundo capítulo: Los viajes. Vemos que la música como el Huayno, netamente del mundo andino, se asimilado en su ejecución con instrumentos como el arpa y el violín; que aparecieron con lallegada de los españoles, las cuales, por cultura general sabemos que se orinaron en occidente. Y, que, ya, en el encuentro de los dos mundos, los indios eran los mejores ejecutores de esos instrumentos, tal como cito a continuación en la obra leída: “…A mi padre la gustaba oír huaynos,… A los pocos días de haber llegado a un pueblo averiguaba quién era el mejor arpista, el mejor tocador de...
tracking img