Del barroco en cuba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6013 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DEL BARROCO COLONIAL CUBANO. SU EXPRESIÓN EN LA ARQUITECTURA RELIGIOSA DE LA HABANA
Daniel Taboada Espiniella Cuba
Introducción. En Cuba, entre el siglo XVII de una arquitectura popular de profunda raíz mudéjar y el siglo XIX de elegante neoclasicismo, surgió en el siglo XVIII una arquitectura de definido estilo barroco, materializado en todos los programas arquitectónicos con notablesexponentes militares, domésticos, civiles y religiosos. La arquitectura barroca colonial cubana significó -como también para otras manifestaciones de las artes- un amplio dominio de la forma, la exaltación del movimiento y la elaboración del ornamento, todo ello condicionado a las peculiaridades impuestas por los materiales y la mano de obra disponibles en aquella remota época. Las característicasínsulotropicales de nuestro archipiélago, dejaron su huella en este estilo haciéndolo menos denso, sin perder su raíz en la metrópoli peninsular pero dotándolo de tronco y ramas nuevos, con personalidad propia, reconocible y diferenciada de los más enriquecidos estilos de tierra firme, generalmente marcados por la mano de obra indígena. Esta última circunstancia es imposible de evaluar en nuestro caso,pues para aquellas fechas nuestros indígenas casi habían desaparecido ante la acción colonizadora y por otra parte su experiencia constructiva se reducía al uso de materiales de origen vegetal poco más o menos en estado natural, como por ejemplo las cubiertas de guano, como popularmente se llama a las hojas de palma, destacándose entre ellas la Palma Real que aparece en el escudo nacional cubano.Evidentemente no es el primer estilo iberoamericano, pero es el primero de la historia al que le insuflamos algo de nuestro ser americano, de nuestra diversidad, de nuestro mestizaje. El escenario en el cual se desarrollaría por excelencia el barroco colonial es la villa de San Cristóbal de La Habana, con sus estrechas calles de ciudad castellana por donde -además del vocerío, los pregones y eltoque de campanas- corrían las brisas tropicales,

897

impregnadas de fuertes olores de carne salada, tasajo, mieles de los bocoyes de azúcar, aroma de los fardos de tabaco, sudor de la masa de negros esclavos, jazmines florecidos en los sombreados patios, frutas de las canastas de los vendedores ambulantes, pólvora de la artillería de los navíos surtos en el puerto y el penetrante incienso delas lucidas ceremonias religiosas. Era la villa conocida como Llave del Nuevo Mundo y Antemural de las Indias Occidentales, en cuyo puerto desde 1561 se concentraban las Flotas en su viaje de retorno a España, antes de enfilar con vientos propicios el Canal Viejo de Bahamas. La evangelización que se propusieron ejércitos de frailes llegados en oleadas, el mantenimiento de la salud espiritual de lapoblación que a finales del siglo XVIII alcanzaba las 90, 000 almas, el asentamiento portuario, entre otros factores, hicieron de las órdenes monásticas y del clero secular la segunda fuerza en el poder disputando la supremacía al dominio real representado por sus Capitanes Generales. Los estilos al igual que las leyes, llegaban a nuestras costas de muy lejos, se difundían tardíamente y susreglamentaciones se cumplían en parte o eran reajustadas sin mayores formalidades. En la construcción los Tratados orientaban pero no obligaban. Quizás en esa subordinación matizada a las reglas radica su mayor encanto: una aparente ingenuidad que eventualmente cruza la frontera entre la arquitectura popular y la arquitectura formal o de autor. La presencia del barroco es tan espectacular que para losno estudiosos del tema constituye un continuo sobre el que se desarrollarían sucesivas variaciones. Y esto se debe en gran medida a los hitos urbanos que dejó la arquitectura religiosa del setecientos.

El estilo barroco colonial cubano. Con la llegada de los esclavos africanos, se introduce en Cuba un factor que caracterizará para siempre no sólo la médula de la economía colonial, sino que...
tracking img