Del buen salvaje al buen revolucionario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1217 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Del buen salvaje al buen revolucionario
Los mitos de América no son absolutamente americanos, son mitos creados por la imaginación europea.
Los descubridores crearon el mito más potente de los tiempos modernos, El buen salvaje versión “americanizada” o americanista.
Este mito del buen salvaje responde a las angustias características de la civilización europea, occidental, cristiana ehistoricista.
Los latinoamericanos somos a la vez descendientes de los conquistadores y del pueblo conquistado, de los amos y de los esclavos.
Cuando hacia fines del siglo XIX, y comienzo del siglo XX las clases dirigentes latinoamericanas comicen a formular explicaciones i excusas por el fracaso de sus sociedades en comparación con la sociedad norteamericana, es al indio, al negro y a la mezcla aquienes van a culpar, es por eso que exclusivamente al imperialismo noertemericano es el atraso y la frustacion de América Latina.
Latinoamerica y los Estados Unidos
Para el año 1879 los EEUU era un país sobre todo de materias primas, minerales y agropecuarias y no participaba en el comercio internacional salvo como exportador de esos productos e importador de manufacturas y capital, y esascondiciones es lo que los adelanta al progreso y esto es una causa suficiente del atraso de Latinoamérica.
Hay varias razones que favorecen el desarrollo de EEUU: Terminaron el canal de Panamá, construyeron la primera bomba atómica, pusieron al hombre en la luna, por último la actividad agropecuaria noerteamericana que con tan sólo el 6%de la población en el campo, logren autoabastecerse ampliamente yser exportador de alimentos.
Los norteamericanos van a tomar del Nuevo Mundo, el optimismo, la confianza en sí mismos como destinados a construir una sociedad mejor que la europea, igualdad social y de oportunidades y la posibilidad de procurar cada cual la felicidad.
El imperialismo norteamericano en América Latina no es, ningún mito. Sólo que es una consecuencia y no una causa del podernorteamericano u de nuestra debilidad.
En 1989 los gobiernos latinoamericanos habían acogido la iniciativa norteamericana de formar una Unión Panamericana, basada en la supuesta comunidad de intereses entre todos los países americanos de sistema político republicano y el poder noerteamericano como garante de la seguridad de esas comunicdad de repúblicas.
La guerra hispanoamericana de 1898 la ganaronlos noerteamericanos a España y con esta victoria, Los EEUU pudo terminar de adquirir conciencia de gran potencia mundial.
Los EEUU idearon terminar el proyecto de abrir un canal entre el Atlántico y el Pacífico, en Panamá.
Panamá no era entonces una república independiente, sino una provincia de Colombia, de la cual estaba separada por una jungla tropical, es por eso que Panamá le debe al canalsu existencia nacional.
Latinoamérica comparte la universal ambición contemporáneade alcanzar un grado satisfactorio de desarrollo económico. En cada una de estas áreas los latinoamericanos se sienten frutrados, insatisfechos y en cada caso a culpar a los Estados Unidos por los fracasos.
Sin el desarrollo norteamericano, no habría subdesarrollo latinoamericano, es por eso que ha sido sobretodo los noerteamericanos que hemos recibido la ambición y los estímulos hacia la modernización y el desarrollo.
El adelanto y la superioridad de los europeos molesta muy poco a los latinoamericanos, pero el adelanto de lso norteamericanos lo sentimos como una ofenda, y se dice que EEUU ha triunfado gracias a nosotros.
Según Marx, los países Latinoamericanos deben su atraso social y económico y suinestabilidad política a su dependencia del imperialismo está contradicha por los hechos.
Algunos países de Latinoamérica tales y como Chile, Argentina y Uruguay fuern durante el siglo XIX y hasta 1914 países con mayores contactos con Europa y México cuyo desarrollo satisfactorio está vinculado con la economía de los EEUU.
La ambición que tenía Fidel Castro era jugar la URSS contra los EEUU...
tracking img