Del mas alla(lovecraft)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2975 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“DEL MAS ALLA” LOVECRAFT
La transformación que había obrado en mi mejor amigo, Crawford tillinghast, era increíblemente repulsiva. Yo no lo veía desde hacía dos meses y medio- el día en que me comunico hacia donde se dirigían sus investigaciones físicas y matemáticas. Sabia, cuando me echo de su laboratorio y de su casa en respuesta a mis temerosos y asustadizos consejos con un ataque explosivode furia, que en adelante permanecería la mayor parte de su tiempo confinado al laboratorio del altillo, con aquella nefasta maquina eléctrica, y con una alimentación escasa y prohibiendo la interrupción de la servidumbre; pero jamás creí que solo diez semanas pudieran alterar de este modo a un ser humano. No resulta grato ver a un hombre fuerte adelgazar de pronto, y menos incluso cuando lasbolsas de su piel devienen grises o amarillentas, los ojos se pueblan de ojeras y de un brillo extraño, la frente se le arruga y se llena de venas, y sus manos se vuelven temblorosas y crispadas. Y si a esto le agregamos una repugnante falta de higiene, ropas totalmente descuidadas, un cabello rígido que comienza a encanecer, y una barba blanca en un rostro que en otro tiempo lucia afeitado, laimpresión total es abominable. Son embargo ese era el aspecto que presentaba Crawford tillinghast aquella noche en que, tras varias semanas de ausencia, un mensaje suyo casi irracional me condujo hacia su puerta; esa fue la figura fantasmal que me abrió estremeciéndose, con una vela en la mano y mirando de soslayo por encima del hombro, quizá temiendo a los seres invisibles de aquella casona antigua yapartada del conjunto de edificios que formaban Benelovent Street.
Fue un desacierto que Crawford tillinghast se dedicaría al estudio de la ciencia y la filosofía. Estas disciplinas deben ser abordadas por el hombre frio y calculador, ya que presentan dos opciones, ambas dramáticas, para el hombre sensible y activo: la desesperación, si fracasa en sus experimentos, y un pánico inerrable, si tieneéxito. Una vez, tillinghast había sufrido, solo nostálgico, el fracaso; sin embargo, ahora comprendí con un hondo temor que había conseguido el éxito. Por cierto, yo se lo había avisado diez semanas atrás, cuando me sugirió lo que intuía que estaba próximo a descubrir. En aquel momento, se había exaltado y poseído, hablándome con voz aguda y afectada, aunque siempre pedante.
Me había dicho:”¿Quésabemos acerca del mundo que nos rodea? Nuestros medios perceptivos son desesperadamente ineficientes, y nuestro conocimiento de lo que nos rodea es ínfimo. Percibimos las cosas según la capacidad de nuestros órganos, y no podemos formarnos un concepto abarcador acerca del carácter de ellos. Con cincos sentidos endebles, pretendemos abarcar el cosmos complejo e infinito, mientras que otros seres,munidos de una artillería de sentidos más fuerte y extensa, o sencillamente distinta, podrían ver de manera muy diferente lo que nosotros vemos y también captar y analizar mundos enteros de materia, energía y vida que existen a nuestro lado, pero que no son aprehensibles para nuestros sentidos actuales. Siempre estuve seguro de que esos mundos ajenos e impenetrables están próximos a nosotros; yahora creo que descubrí el modo de cruzar hacia ellos. No estoy bromeando. Esa máquina, que ves junto a mi mesa, generara en veinticuatro horas ondas que actuaran sobre ciertos órganos sensitivos que existen en nosotros en estado primitivo o atrofiado. Esas ondas nos abrían múltiples perspectivas ignoradas por el hombre, muchas desconocidas para lo que consideramos vida inorgánica. Vislumbraremosaquello que hace aullar a los perros de noche, y enderezar las orejas de los gatos a la medianoche. Vislumbraremos eso y otras cosas que jamás ha visto hasta hoy ninguna persona. Traspasaremos el espacio, el tiempo y las dimensiones; y exentos del movimiento corpóreo, nos asombraremos del origen de la creación”.
Al oír estas palabras de tillinghast, lo fustigue, porque lo conocía demasiado para...
tracking img