Del sujeto sin fundamento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7381 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Édgar Ricardo Reyes Gutiérrez

“Del sujeto sin fundamento”

“Por mi raza hablará el espíritu”
México D.F., a 18 de mayo de 2010

Sólo tratándose de una cosa que se juzga como contingente, es decir, de la cual se supone que pudiera ser también de otro modo, pero a la vez de una cosa que no deba estardeterminada por la libertad, puede preguntarse por un fundamento. Y justamente por que el que pregunta, pregunta por su fundamento, viene a ser la cosa para él una cosa contingente.

Fichte Introducción de la Teoría de la Ciencia.

Introducción.

Hablar de la pérdida y renuncia de algo significa hablar de la imposibilidad de poseer algo por más tiempo y al mismo tiempo ya no querer tenerlo. En talsentido, en la vida cotidiana pueden perderse una gran cantidad de cosas, cosas que pueden ser vistas como no esenciales, cosas que no afectan en gran medida a la vida. Pero, ¿qué pasa cuándo se pierde el fundamento de la vida misma? ¿Qué pasa cuando la vida ha dejado de tener el suelo firme sobre el que se sostenía? Tal base se pierde porque, al menos en apariencia, no se puede hacer otra cosa paraevitarlo, pues se abre un abismo insuperable entre lo que fue y lo que será, entre lo que se tenía como seguro y lo que es desconocido.
Ante al panorama sólo puede plantearse un nuevo comienzo, un despertar nuevo a la vida emergiendo desde ese abismo creado por la falta de sustento en la vida. En este trabajo se revisarán dos posturas que reaccionan ante tal carencia de fundamento: el primerode ellos es el que es marca el fin de una época, el Medioevo, y el surgimiento de una nueva, el Renacimiento. El segundo momento a revisar es el que tiene que ver con Nietzsche, y que comienza con la muerte de Dios; se podrá ver que para Nietzsche la pérdida de fundamento sucede con la muerte de Dios, cuando el hombre ha quedado huérfano y solo en el mundo. La muerte de Dios implica entonces nosólo la falta de un cuerpo divino que se encuentra más allá de este mundo, sino que significa la carencia de todo sustento de la vida; de una vida que crea ficciones y realidades ajenas a esta tierra, a este mundo.
La pretensión inicial de este texto es mostrar cómo es que la modernidad, la época posterior al Renacimiento y previa a Nietzsche, pretende, y de hecho lo hace, subsumir la vida en larazón, negando cualquier otra posibilidad de conocimiento que no tenga su referente en la razón, en una razón que se sitúa, siempre, en un sujeto. Así, este sujeto, sea o no trascendental, está sustentado en una ficción, en un sustrato que no tiene razón de ser; pues como se mostrará, aunque sólo de manera sugerida, nunca explícita, la modernidad prefirió dejar de lado la inseguridad propia de lacarencia de fundamento, para asegurar su vida en bases fijas, estables, que le permitían vivir de manera más cómoda –ignorando el fondo abismático del ser, y más allá del ser abstracto, del ser del hombre.
Así, tal vida ficcionalmente creada, que se sustenta en ese soporte divino que era Dios, deja de tener validez al morir Dios. Pues tal vida y tal mundo han de caer, han de desaparecer alunísono con la destrucción de Dios, deben ser destruidos y abismados a un lugar del cual nunca han de poder salir. De este modo lo que se considera como más real, esto es, un mundo allende éste, no es sino una realidad aparente, carente de sustrato, que es útil sólo para aquellos que no pueden reconocer en este mundo la realidad única de la que son parte.
Dentro de este mundo existen variossupuestos que sirven para validar la existencia de tal mundo, uno de ellos –de vital importancia- es el concepto del yo, pues es el lugar del cual se parte para crear tal mundo aparente. Es de este modo que dentro de lo que puede verse como la segunda parte de este trabajo, se analizará cómo es que para Nietzsche no hay realidades aparte, ni mundos sobrenaturales, sino que antes bien, toda realidad...
tracking img